MÚSICA

febrero 2, 2015 at 12:53 pm Deja un comentario

LOQUENOESYES DE LUIS GARCÍA ORIHUELA

Esta portada del libro  bilingüe de Luis García Orihuela, traducido al francés por Ana María Márquez García,  prólogo de Adriana Sylvia Narvaja, en el que se publican excelentes poemas, en el hay una segunda parte con  varios  poemas dedicados a Koria, con el inicio de la  introducción a esa segunda parte del libro que os dejo aquí abajo. Os recomiendo comprarlo y leerlo y podéis disfrutar de cada poema cargado de sentimientos, amor, valores humanos, justicia…

Mi a agradecimiento a Luis, Ana María y Adriana por tener presente a Koria y el resto de chicas retenidas contra su voluntad y  por su solidaridad.

Podéis adquirirlo en este enlace.

Flecha verde

http://www.milibroenpapel.com/poesia/229-loquenoesyes.html?search_query=LOQUENOESYES&results=1 

 

loquenoesyes

20161119_002955

20161119_003030

 

noviembre 26, 2016 at 5:29 am Deja un comentario

PUEDES DAR UN PASO MÁS EN TU LUCHA POR LA IGUALDAD”

ca-inspiraction-or-aw-3

La violencia contra la mujer es la peor y más extendida de todas las desigualdades. Mujeres violadas, asesinadas, mutiladas, obligadas a casarse, relegadas a la pobreza o apartadas de cualquier tipo de poder social. Sin embargo, ellas mismas nos han enseñado que pueden escapar de esta violencia si reciben el apoyo adecuado. La campaña #LibresDeViolencia quiere mostrar que es posible lograr la justicia de género, pero también llamar la atención sobre el hecho de que no lograremos romper con la violencia si no damos un paso más y trabajamos junto a las mujeres que luchan por salir de las más duras situaciones.

La campaña nace con el apoyo de muchos hombres y mujeres valientes: La cantante Rozalén participa activamente prestándonos su mejor arma, su voz. También Inma Luna y Miguel Angel Vázquez, que  nos han regalado un hermoso poema que grita a favor de las mujeres #LibresDeViolencia. 

Aquí en este enlace encontraréis un vídeo estupendo.

 Flecha verde

http://www.libresdeviolencia.com/ 

noviembre 25, 2016 at 4:39 am Deja un comentario

VÁLVULA DE ESCAPE — Elisa Pavón

Me pregunto si finalmente será bueno o será malo que se universalice la conexión a internet en los campamentos saharauis de Tinduf, en Argelia. Es evidente que el hecho de que fluya información y que los saharauis puedan recibir información sobre las distintas posturas y versiones que circulan en la red respecto a su causa, […]

a través de VÁLVULA DE ESCAPE — Elisa Pavón

octubre 26, 2016 at 3:09 am Deja un comentario

A CUATRO VOTOS DE SALVAR LAS BALLENAS

i-b4kdfhb-m

Allá por el año 82, cuando aquí pensábamos en Naranjito y en el Mundial de Fútbol, España dio un paso gigantesco en favor de la protección y la conservación. La foto de esa victoria no fue la de una ballena, ni la de nuestras lanchas frente a los arpones de los balleneros. La imagen fue la de tres personas que acaban de salir de las votaciones de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) con la alegría reflejada en sus caras por saber que su voto había marcado la diferencia en la protección de las ballenas. Fueron unas reuniones duras y el cansancio se acumulaba, pero mereció la pena. Ese año, la Comisión dictó el fin de la caza comercial, a través de una moratoria internacional sobre la caza de ballenas, que se hizo efectiva en 1985.

Greenpeace ya había denunciado antes la caza de ballenas. Desde el Ártico hasta Japón, desde Rusia hasta España, donde la carne de ballenas cazadas se vendía a Japón. Activistas de Greenpeace entraron a fotografiar las pruebas de la cacería y elRainbow Warrior I acabó detenido en el puerto de Ferrol.

130334_228264

Han pasado muchos años, y esta semana la organización cumple 45. Pero nos sentimos muy jóvenes y con ganas de más. Y con la misma fuerza ante retos históricos como los que tenemos a finales de octubre, cuando la Comisión Ballenera Internacional se vuelve a reunir para votar la creación de un santuario en el Atlántico Sur. Si se aprueba, toda la mitad sur de este enorme océano quedaría protegido desde el norte de Brasil hasta la Antártida, uniéndose con el santuario que ya se estableció allí. Una zona dedicada a la recuperación de las poblaciones de ballenas que viven en la región, más de 50 especies, y que quedarían a salvo de la caza y otras amenazas.

Solo es necesario que cuatro países cambien su voto para lograr el 75% de consenso necesario. Japón ha recurrido otros años a presiones y distintas tretas (Greenpeace destapó en el pasado sucesivos escándalos de corrupción en este sentido) para asegurar el voto de pequeños países y vetar el santuario. Pero este año está más solo que nunca y es posible ganar la votación.

Un millón de personas han firmado ya. Ayúdanos a que crezca la presión, a dar este paso valiente e histórico. ¡Firma para que las ballenas puedan nadar en paz en todo el Atlántico Sur!

En este enlace puedes firmar.

https://secured.greenpeace.org/espana/es/Que-puedes-hacer-tu/Ser-ciberactivista/santuario-ballenas/?utm_medium=email&utm_source=newsletter-leads&utm_campaign=Oceanos&utm_term=boton-lateral-newsletter&utm_content=2016-09-14-oceanos-ballenas-ballenas

septiembre 20, 2016 at 2:08 pm Deja un comentario

MIOPÍA SORDA — Elisa Pavón

Todo vino por una fotografía expuesta en el edificio Bomba de la Universidad de Cádiz, dentro de la muestra titulada «Perspectivas», en la que, probablemente, no repararon muchos de los asistentes a las «Jornadas sobre el Conflicto del Sahara: Perspectivas y realidades en el contexto internacional y europeo», organizadas por el Vicerrectorado de Responsabilidad Social, […]

a través de MIOPÍA SORDA — Elisa Pavón

agosto 8, 2016 at 3:16 am Deja un comentario

VELAS DE ESPERANZA

img-20160622-wa0016

Hace 12 años, el día que mi hijo cumplía 6, se nos alborotó la vida y su fiesta no podía celebrarse. Le recuerdo como si lo viera… Yo estaba embarazada de casi 7 meses y le encontré tumbado boca abajo en el suelo de nuestra diminuta cocina, solo, cubriéndose con sus manitas la cara y quitándose las lágrimas para poder mirarme. Me agaché y él se abalanzó sobre mí para abrazarme y preguntarme por qué nadie podía ir a su fiesta, que si eso significaba que nadie le quería… Hasta aquel día, siempre pensé que el cumpleaños de los hijos era más ilusión para nosotros, los padres, que quisiéramos darles la Luna para demostrarles que son lo más grande que tenemos, un de nosotros, el milagro de la vida que a veces nos la da y, a veces, nos la quita. Pero aquella tarde, descubrí que un niño lo ve de otro modo, es su día, ese en que es capaz de medir cuán importante es en la vida de otras personas que le quieren y que, una vez al año, se lo demuestran de un modo muy especial, haciéndole protagonista y volcando en él los mejores deseos en su caminar. Entendí entonces que las velas de cumpleaños para un niño son un refuerzo de cariño, un estímulo para continuar creciendo y todo un arsenal de autoestima y confianza tan necesaria como vital.

Ahora, cuando su próximo cumpleaños será el de su mayoría de edad, convertido ya en un hombre que me saca la cabeza y me llena el alma de orgullo, me pregunto si le dije suficientes veces cuánto le quiero, si alguna vez sintió que por él daría mi vida sin pensarlo y que, sin él, mi existencia no tendría mayor sentido… Tampoco sin mi hija, que la miro y le ruego a la vida más tiempo, que pasa deprisa y en un suspiro, creció, como hemos crecido todos cumpliendo año tras año objetivos, celebrando onomásticas y repartiendo y recibiendo más en ese día siempre especial. Es por eso que hoy me dio por pensar cuántas cosas hacemos mal sin saberlo, sin pretenderlo…

Es día 23 de junio y Maloma cumple 23 años. Hace unos días, Hurria cumplió 21, el 27 de abril Darya los 27 y el 15 de ese mismo mes, Koria los 23. Todas ellas crecieron en España celebrando cumpleaños rodeadas de familiares y amigos, soplando velas y recibiendo regalos y parabienes. Fiestas de cumpleaños para niños y niñas saharauis, a las que yo misma he asistido organizadas por la asociación y que, incluso, celebré con Fatimetu un 28 de agosto en Madrid. Ahora, ni Maloma ni ninguna puede celebrarlo y no sólo porque están privadas de libertad, sino porque en los campamentos de refugiados saharauis los cumpleaños no se festejan, porque en el Islam no se celebra el aniversario del nacimiento. Es una más de tantas diferencias culturales que hay entre nosotros. Sin querer, por no saber, esas mujeres crecieron desde niñas implicadas en una sociedad en la que detalles como éste nos pasan desapercibidos, porque es algo absolutamente normal, y ahora, cuando llega su día especial estando allí retenidas contra su voluntad, echan la vista atrás y es imposible no recordar tantos años acumulando momentos vividos y compartidos…

Luchamos a brazo partido por su libertad y porque Maloma y todas las mujeres saharauis retenidas contra su voluntad en los campamentos de Tinduf recuperen sus derechos, para que puedan elegir libremente el camino por donde quieren que discurran sus vidas. Hoy mi mente se va a la silla de la cocina donde se sienta Mari Carmen cada día en su desesperación. La miro desde lejos como cuando la tengo frente a mí y sus ojos me sumergen en su profunda tristeza, en un dolor interno difícilmente entendible. Maloma, su hija adoptiva, una niña que se hizo mujer a su lado, cumplirá los años sola, muy lejos de donde quiere estar, con el corazón dividido y su destino impuesto en manos de un hermano convertido en su dueño y señor por un derecho derivado de convicciones que violan sus Derechos Humanos y sus libertades. Mirando a Mari Carmen, se me van borrando uno a uno todos los pensamientos que quizá pudieran consolarla en alguna medida, porque sé que sólo un abrazo de Maloma le devolvería el latido del motor parado de su corazón, que ya no siente más que impotencia.

La miro, pero no me arrastra. Al contrario, enciende la mecha que prende las ganas de no sucumbir en esta lucha, porque pienso en Maloma, que es la que peor está y quien merece todo nuestro esfuerzo, toda nuestra fuerza y el mayor de nuestros empeños para conseguir su libertad, a pesar de la intransigencia de su familia biológica y de su tribu, de la negación de la evidencia por parte del Gobierno saharaui y de las mentiras que vierten los interesados en ocultar una realidad que existe y que amparan la retención de mujeres contra su voluntad en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf.

Para Maloma, los días pasan muy lentos. Uno, dos, tres… Una cuenta que alcanza los ciento noventa y dos días. Seis meses y 11 días desde que fue secuestrada. Una eternidad. Hoy que es día 23 y que cumple los 23, no podremos impedir que se sienta como se sintió aquél día mi hijo, ni que el desierto se le haga infinito, ni que les crea cuando le dicen que nos cansamos y la olvidamos, ni que su mente la remonte con añoranza a otros tiempos, pero sí podemos elevar la voz por ella, que el silencio impuesto por respeto a una negociación en curso no nos impida seguir defendiendo sus derechos y abogar por su inmediata liberación y repatriación a España.

Hoy tampoco estás sola, Maloma. No estés triste, quizá no haya velas de cumpleaños, pero sí de esperanza, porque tú volverás, ojalá.

@ Elisa Pavón

https://elisapavon.wordpress.com/2016/06/22/velas-de-esperanza/

 

junio 23, 2016 at 1:45 am Deja un comentario

CUANDO LOS DD.HH. SON «CULTURA Y TRADICIÓN» — Elisa Pavón

Está claro que el camino es hacer la vista gorda o quedas defenestrado. Lo mismo da que Darya grite a pleno pulmón que quiere regresar a Tenerife para retomar las riendas de su vida como mejor le parezca o que Maloma siga en los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia), también retenida contra su voluntad […]

a través de CUANDO LOS DD.HH. SON «CULTURA Y TRADICIÓN» — Elisa Pavón

junio 23, 2016 at 1:35 am Deja un comentario

Entradas antiguas


Calendario

diciembre 2016
L M X J V S D
« Nov    
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

contador de visitas

  • 2,116,690 visitas

Entradas recientes

VISITA MI WEB

Categorías

Archivos