MÚSICA

febrero 2, 2015 at 12:53 pm Deja un comentario

¿Y LOS DD. HH. DE LAS MUJERES SAHARAUIS RETENIDAS CONTRA SU VOLUNTAD?

img-20160112-wa0002

«Lo que es seguro es que no será el último caso». Con esta afirmación, el delegado saharaui en Andalucía, Abidin Bucharaya, vaticinaba que se repetirían las retenciones ilegales de mujeres saharauis mayores de edad en los campamentos de refugiados de Tinduf. Dejaba claro que el caso de Nahjiba Mohamed Belkacem no ponía punto final a esta espada de Damocles que pende sobre las cabezas de las chicas saharauis que pasan largas temporadas en España, habitualmente para someterse a tratamientos médicos y para estudiar. Bucharaya hacía esa declaración en el diario «La Vanguardia», en octubre de 2014, para salir al paso de la denuncia de la retención ilegal de esta joven saharaui de 23 años y residente en Rociana del Condado (Huelva), por parte de su familia biológica, al amparo de esa dichosa convicción de que en España se desarraigan de su cultura y de su idioma.

El viento que escuchaba las palabras del delegado se las ha devuelto con efecto boomerang. Maloma Morales de Matos, saharaui nacionalizada española que vive en Mairena de Aljarafe (Sevilla), es su nueva piedra en el zapato, aunque no la única, pero los otros casos de mujeres saharauis que viven en Andalucía y que no han podido regresar de los campamentos, no se han hecho públicos. Maloma es el segundo caso de una española de pleno derecho secuestrada y retenida por su familia. El anterior, el de Mahyuba Mohamed Hamdidaf, se resolvió, aunque no sin problemas y tras dos meses y medio sin que ella pudiera regresar a su vida en Londres. La implicación de su familia de acogida de Genovés (Valencia), junto con el apoyo logrado de la sociedad civil y del Gobierno de la Comunidad Valenciana lograron su liberación.

El Gobierno saharaui -ejercido en el exilio por el Frente Polisario-, sus representantes en España, las organizaciones saharauis que tanto exigen la defensa de los Derechos Humanos, los medios de difusión del circuito saharaui y el movimiento solidario español e internacional -principalmente las asociaciones de amigos del pueblo saharaui- mantienen un silencio sepulcral alrededor de esta situación, que afecta a muchas más mujeres de las que se piensa. Y son mujeres, no «niñas», a las que sus padres saharauis privan de libertad y de todos sus derechos sometiéndolas a una actitud discriminatoria y de abuso de poder, permitido por las autoridades del Frente Polisario. Tampoco el Gobierno español reacciona, ni la sociedad. Resulta más fácil ignorarlas a ellas y a la situación de vulnerabilidad creada, que reconocer y enfrentar que también hay violaciones de los Derechos Humanos en los campamentos, que deben ser monitoreadas y erradicadas con urgencia.

Se cumple un mes desde que Maloma Morales de Matos fue secuestrada por su padre saharaui -con ayuda de otros familiares- y retenida ilegalmente contra su voluntad en el campamento de Smara. Un mes fatídico para las cuatro mujeres que en estos momentos copan las denuncias activas públicamente sobre víctimas de esta situación de vulnerabilidad, que mezcla en una coctelera convicciones prejuiciosas, tradiciones sociales antidiluvianas y cuestiones de índole religiosa con la falta absoluta de procedimientos y políticas gubernamentales de protección, defensa y salvaguarda de los Derechos Humanos de las mujeres retenidas, en una flagrante violación de la propia Constitución saharaui y de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Un mes éste en el que las vacaciones navideñas dan siempre una tregua a las jóvenes en sus estudios para hacer un viaje a los campamentos, del que no regresan. Un mes en el que se han cumplido 5 años del secuestro y la posterior desaparición forzada de Koria Badbad Hafed (la única de la que no se ha vuelto a saber nada) y dos años de las retenciones de Nahjiba Mohamed Belkacem y Darya Embarek Selma, casos que se unen a otros muchos, como los deJadama Brahim, Maimouna Bachir, Aisah Embarek, Fatimetu Alio Hurria Hamudi.

Y con los secuestros de Maloma Morales y las demás jóvenes saharauis sobre la mesa, laAsociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Sevilla (AAPSS), que además organizaba el grupo del viaje del que Maloma no regresó, presenta a bombo y platillo el «Curso para la Observación de los Derechos Humanos», con la colaboración de la Universidad de Sevilla y laUniversidad Pablo de Olavide, financiado por laAgencia Andaluza de Cooperación Internacional al Desarrollo (AACID), sin una sola palabra respecto a las denuncias de violaciones de Derechos Humanos en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en Argelia. Probablemente, el próximo día 20, Abidin Bucharaya estará presente en la inauguración del curso (que es un acto público), en la conferencia «¿Cuál es el sentido de la observación e investigación en los Derechos Humanos? Respuesta desde las víctimas y desde la investigación», con Aminetou Haidar (CODESA),Brahim Dahane(ASVDH) y Carlos M. Beristain (HEGOA/UPV).

No puedo comprender tanta hipocresía… Hablar de Derechos Humanos y de libertades, con opiniones condicionadas y parciales, exigiéndolos para unos y negándoselos a las otras. ¿Igualdad? ¿Empoderamiento de la mujer saharaui? ¿De qué están hablando? Hay muchas mujeres mayores de edad sin libertad, sin derechos en los campamentos. Retenidas contra su voluntad, obligadas a casarse y a someterse a la autoridad de unos padres que no respetan ni sus propias leyes, ante una sociedad impasible que normaliza la situación y echa la culpa a la cultura occidental de los padres de acogida, a quienes exprimen sin rubor durante años. ¿Queréis hablar de Derechos Humanos en el Sahara Occidental? Hablemos, pero con transparencia, con todas las cartas sobre la mesa y con la exposición de todos los casos individualizados, amparando y dando también herramientas a las familias de acogida españolas por una vez, buscando soluciones y mediando para la resolución de cada problemática. Que el caso de Maloma Morales, por ser española, sea la punta de lanza que abra en canal las entrañas del engaño en que vivimos cegados por una causa en la que creemos, pero que se manipula a conveniencia sin tener en cuenta que los Derechos Humanos son para todos y para todas, y deben ser protegidos, defendidos y salvaguardados exactamente igual en cualquiera de las realidades en las que se divide el pueblo saharaui. Porque no hacerlo supone actuar en connivencia con una injusticia.

Se puede defender el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui sin que ello suponga tener que comulgar con ruedas de molino, asumiendo por buenas tantas situaciones que sólo son fruto de la corrupción y de la injusticia. Los Derechos Humanos son para todos y son inalienables.

@Elisa Pavón

TEXTO ORIGINAL https://elisapavon.wordpress.com/

enero 28, 2016 at 2:10 am Deja un comentario

¿Qué pasaría si no hubiera abejas?

ImageProxy

"Bees in Decline in Slovakia"

“Documentation of bees and beekeepers in Slovakia.”

Las abejas son tendencia. En 2015 se colaron (merecidamente) en las búsquedas más populares de Google en España: la pregunta “¿Qué pasaría si no hubiera abejas?” está entre las diez más buscadas durante el año pasado.

“Si las abejas desaparecieran, a la humanidad le quedarían cuatro años de vida”. Esta frase, que se atribuye a Einstein, puede ser un poco extrema, pero no deja de ser cierto que la desaparición de las abejas sí supondría un enorme reto para la humanidad: la biodiversidad, nuestra alimentación e incluso la economía se verían seriamente dañadas. Entonces… ¿Qué pasaría si no hubiera abejas? Estas serían algunas de las consecuencias:

1. Adiós al equilibrio ecológico

La compleja red de la vida en la Tierra se vería profundamente afectada. Las abejas y otros insectos desempeñan una de las funciones más fascinantes y fundamentales para la vida tal como la conocemos: la polinización, pieza fundamental para que las especies vegetales sigan existiendo.

2. Pérdida de biodiversidad

La biodiversidad es la mejor inversión de futuro, la mejor herramienta para enfrentarnos a los desafíos presentes y futuros. ¡Sin olvidarnos de la belleza de los distintos animales y plantas! Pero su pérdida es una de las principales amenazas que sufre el planeta. Según la FAO, se estima que se pierde entre el 1 y el 10% de la biodiversidad cada década.

3. Seguridad y diversidad alimentaria amenazada

La diversidad agrícola y de nuestra alimentación depende en gran medida de los insectos polinizadores. En Europa, el 84% de las 264 especies de cultivo y 4.000 variedades vegetales existengracias a la polinización por insectos, y algunos cultivos como la manzanas, los calabacines o los melocotones son totalmente inviables sin ella. Si los quisiéramos mantener polinizándolos manualmente, por ejemplo, se convertirían en un lujo.

abejas-M

4. Ruptura de la hucha agrícola

Los servicios ecosistémicos reportan billones y billones de euros a la sociedad. La polinización por insectos supone para la agricultura a nivel mundial unos 265.000 millones de euros al año, para la europea unos 22.000 millones y para la española más de 2.400 millones. La repercusión que ello podría tener sobre el precio de los alimentos diarios es incalculable.

5. Amargo futuro

En España la apicultura es una fuente de empleo verde y sostenible y también el sostén de muchas familias. Somos el país de la UE donde el sector apícola está más profesionalizado, y también el principal productor comunitario de miel y polen. ¿Te imaginas no poder disfrutar de una buena cucharada de miel de romero o de encina?

¡Tenemos que proteger las abejas!

Lamentablemente, todo esto no es tan lejano. Las abejas se enfrentan a muchas amenazas, en gran medida debido a prácticas de agricultura industrial como el uso masivo de plaguicidas y los monocultivos. Sus poblaciones están en declive en casi todo el mundo, y algunas especies de abejas y otros insectos polinizadores se encuentran ya incluso al borde de la extinción.

En Greenpeace vamos a seguir luchando por ellas, por nuestra alimentación y por la biodiversidad. Vamos a llevar tu firma ante todas las instituciones que sea necesario para impulsar una agricultura ecológica que respete a las abejas, al ser humano y a otros seres vivos; a seguir denunciando las compañías que causen daños a la biodiversidad; y a seguir investigando y trabajando para dar a conocer más la situación de las abejas.

¿Nos ayudas?

FIRMA AQUÍ

https://secured.greenpeace.org/espana/es/Que-puedes-hacer-tu/Ser-ciberactivista/salvar-abejas/?utm_medium=email&utm_source=newsletter-leads&utm_campaign=Abejas&utm_term=boton-lateral-

 

enero 25, 2016 at 3:05 am Deja un comentario

5 AÑOS DESAPARECIDA…

5 AÑOS DE SU DESAPARICIÓN

Querida Koria, hoy a estas horas hace 5 años que estabas llorando en pleno desierto, sin saber lo que estaba pasando y por qué te hacían eso, precisamente tu padre y tus primas, pero sobre todo, tu padre en el  que tú confiabas plenamente y que él te ayudaría a que regresaras a España. La vida nos da palos muy duros, pero nos sirven para enseñarnos y tú has aprendido sola, lo que es el dolor, la traición y todo lo que lleva esta situación tan absurda. Nosotros estábamos camino del aeropuerto, que nos llevaría de vuelta a casa sin saber nada de ti, por suerte tuvimos noticias por ti, al día siguiente y pudimos hablar contigo, cuando te ingresaron en el hospital, pero desde entonces nadie nos ha dicho nada sobre ti, sólo que nadie te ve, que no vas a los Campamentos y  no sabemos si te llega algo de lo que te enviamos. Hoy hace 5 años y para nosotros es como si hubiese sido ayer mismo, en el sentido de que te queremos más que el primer día y nos gustaría que esto te llegue, que sepas que no estás sola, pero que cosas digo, si alguien sabe que no te vamos a olvidar nunca precisamente, eres tú.

Han pasado 5 duros años, para nosotros y  especialmente para ti, pero estamos convencidos de que tu eres valiente y sabrás adaptarte al medio que te rodea para sobrevivir, esa es nuestra esperanza de que sigas todavía con vida, por tu valentía y tu saber luchar contra todas las adversidades de la vida. Si,  ya sé, que me vas a decir, que esto no te lo merecías, porque tú no habías olvidado a tu gente, ni a tu pueblo. Por eso mismo, porque sabemos que no te mereces eso y porque gracias a ti el Sahara se sigue escuchando en el Instituto donde estudiabas y te siguen esperando.

Todos los días cuando camino por el pueblo la gente me pregunta, ¿qué hay de nuevo?, qué se sabe de Koria?, ¿sabemos algo de ella? No te imaginas el cariño y el aprecio que todas las personas te tienen y mucho menos te puedes imaginar que tu nombre suena en todas partes del mundo y que seguirá sonando y tocando puertas y despachos hasta que tú tengas una respuesta a tu situación y seas libre de decidir.

Koria, el día que veas todo lo que la gente te quiere y lo que son capaces de hacer para ayudarnos a que sigamos luchando, por tu derecho de decidir lo que quieres hacer con tu vida, que es tuya y de nadie más. Te aseguro que vas a estar muy contenta de tus amig@s, de toda la gente que te ha conocido y de los que se han preocupado por conocer tu historia. Que estás en el corazón de mucha gente y como no, de todos nosotros, tu familia de España, como así tu decías. ¿Te acuerdas cuando decías mi familia española y mi familia saharaui? y tu deseo era vernos a las dos familias unidas. Pero la vida no ha querido que fuera así, espero y deseo que todavía lleguen a comprenderte y que tu Gobierno empiece ya de una vez a educar a la gente sobre los derechos y dejen de vivir sometidos a tradiciones y culturas que solo responde a intereses, políticos y económicos, que son tapados  con la cultura, la religión y con cuestiones de familias.

Koria, por desgracia no eres la única que ha pasado y que sigue pasando por esa situación sin sentido, que no lleva más que a que la gente joven cada vez quiera estar menos allí y que busquen salidas en otros países, pero con un matiz importante, las mujeres salen mucho menos porque así lo deciden los hombres que gobiernan tu pueblo.

Espero y deseo que te encuentres bien y que muy pronto podamos darnos ese abrazo que tanto deseamos todos y estamos seguros que tú también lo deseas. Nunca olvides que no te vamos a dejar sola, ni te vamos a abandonar a pesar de los muchos obstáculos que la gente nos pone en el camino. Nunca una noche ha vencido a un amanecer y eso pasará contigo que por mucho que se empeñen en que te olvidemos, no lo vamos hacer.
Bueno Koria, te deseo que esta noche no recuerdes la noche tan amarga que te hicieron pasar y las largas noches y días que han transcurrido en estos 5 años, que se dicen muy pronto, pero hay que pasarlos y más cuando apenas sabemos de ti. Como si la arena del desierto te hubiese llevado a otra dimensión, pero nosotros estamos seguros de que estarás luchando aunque sea en silencio para aguantar esta situación.

Te queremos y no te olvidamos, sabes en cada vez que hay reunión familiar tu estas presente, sabes que tenemos amigos que esperan su regalo de cumpleaños desde hace 5 años, porque su regalo eres tú y sabes que seguimos haciendo cada año ese viaje al rio, que a ti tanto te gustaba ¿te acuerdas? Son tantas vivencias juntas, que no se pueden arrancar de la noche a la mañana, como si de objetos se tratará. Y eso es lo que han intentado hacer contigo y con nosotros.

Bueno no tengo palabras para despedirme de ti hoy, así que te tendré presente como cada día, pero hoy de una forma especial. Tengo el presentimiento que ya queda poco, para que esta terrible historia acabe.

Un beso muy grande y miles de abrazos, que lleguen hasta donde estés y te den fuerzas para seguir esperando el día, que tú y nadie más que tú decidas sobre tu vida y tu futuro.

Un besazo

Bienve, tu mama de España

enero 5, 2016 at 1:00 am Deja un comentario

5 AÑOS DE LA DESAPARICIÓN DE KORIA

5 AÑOS DE SU DESAPARICIÓN

Nos gustaría que hoy todas las personas que apreciáis a Koria, le dejarais un comentario de apoyo, ánimo, solidaridad,cariño y todo lo que desees decirle, para que ella pueda leerlos cuando consiga tener acceso a Internet y su LIBERTAD, de la que fue arrebatada un día como hoy. Estamos seguros que le hará mucha ilusión ver como después de 5 años aun la recordáis y la queréis. Gracias en nombre de la familia de acogida española.

 

enero 4, 2016 at 4:12 pm 4 comentarios

CASTILLOS DE ARENA EN EL SAHARA

Origen: CASTILLOS DE ARENA EN EL SAHARA

castillo-de-arenaCuando uno construye en la playa un castillo de arena con ilusión, confianza y convicción, lo va levantando firme, con detalles y adornos que lo hacen cada vez más impresionante y, por supuesto, convincente. De pronto, llega una ola y lo arrasa, se lo lleva sin más. Es entonces cuando se siente una impotencia inmensa, porque, en un momento, la certeza de los principios se vuelve inseguridad y duda. Esto me ocurre a mí con la situación de las mujeres saharauis secuestradas y retenidas ilegalmente en el Sahara Occidental por sus familias. Llevo años ya haciendo preguntas sobre cómo es posible que este tipo de cosas ocurran en los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia), esos mismos donde, a priori, todo parece ser una balsa de aceite, en la que los saharauis esperan pacientemente la celebración de un referéndum que les devuelva su tierra y su libertad, viviendo dependientes de la ayuda humanitaria y lanzando al mundo una imagen de pueblo pacífico, digno, democrático e igualitario en derechos pocas veces visto en una sociedad árabe y musulmana. Pasa el tiempo y mis preguntas ya tienen respuestas.

He creído y defendido la causa saharaui, pero se me cayó de un soplo todo ese castillo de arena al adentrarme en realidades que se ocultan premeditadamente bajo rituales disciplinarios impuestos por convicciones muy mal entendidas. Me preguntaba un amigo saharaui el otro día que «por qué acuso al Frente Polisario de tener responsabilidad en esas situaciones de “las niñas” que sólo corresponden a decisiones familiares». Pues porque es el Gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y, por lo tanto, le corresponde íntegramente la responsabilidad de cumplir con su compromiso de respetar, proteger, defender y salvaguardar los Derechos Humanos de todos y cada uno de los ciudadanos de su pueblo, sin excepción. Si por defender los derechos individuales de las mujeres retenidas contra su voluntad en los campamentos uno se convierte en enemigo de la causa, es que aún hay mucho más que ocultar detrás de esta situación, que es una flagrante violación de los Derechos Humanos de mujeres mayores de edad, privadas de su libertad y obligadas a aceptar un destino impuesto por sus padres, al amparo de una situación de vulnerabilidad que nadie enfrenta pero todos aceptan.

Tanto la sociedad saharaui como el movimiento solidario se posicionan junto a las familias biológicas, eximiendo de responsabilidad al Gobierno saharaui y atacando con crudeza a las de acogida con mensajes manipulados para desacreditarlas, como, por ejemplo, que «las “niñas” están desarraigadas, porque las familias de acogida no han entendido el Programa Vacaciones en Paz y las han educado con principios occidentales contrarios a la religión musulmana»; que «los padres saharauis son los únicos que tienen derecho sobre sus hijas» o que «el Frente Polisario es sólo un Movimiento de Liberación Nacional y no tiene nada que ver con esto»… Como diría mi hija, mentira y gorda. Los padres de acogida han asumido -por voluntad propia y con la mejor intención- el cuidado y la educación de unas niñas saharauis a las que, en su día, incorporaron en su familia como uno más, plenamente conscientes de que firmaron el compromiso de no emprender procedimientos de adopción. La mayoría de esas menores, se quedan en España para someterse a tratamientos médicos o por petición expresa de los padres saharauis, en un intento de ofrecer a sus hijas oportunidades que, de otro modo, en los campamentos no tendrían. Familias españolas que han pasado junto a estas niñas su «primera vez» en muchas cosas, sus enfermedades, sus descubrimientos, sus anhelos e ilusiones, así como también han superado las dificultades de adaptación y han compartido con ellas largas horas de hospitales, estudios, penas y desengaños, sus lágrimas por estar lejos del Sahara y, cómo no, por la añoranza de sus familias y seres queridos… Años en los que el sacrificio de estas familias es equiparable al de la saharaui, que asume separarse de sus hijas por el bien de la causa saharaui y en favor del bienestar futuro del conjunto de la sociedad refugiada.

Muchas son ya las familias españolas que han estado o están actualmente inmersas en esta situación, en la que sus hijas de acogida han sido secuestradas y son sometidas a «lo que hay que hacer» sin poder elegir por sí mismas su propio futuro. Cada caso individualmente es un mundo, pero hoy me nace tender mi mano a la familia de Koria Badbad Hafed. El próximo día 4 de enero se cumplirá 5 años desde que fuera secuestrada en los albores de una visita familiar a los campamentos. Tenía entonces 20 años -según comunicaron los padres saharauis-, una enfermedad grave con tratamiento prescrito de por vida y unos planes inmediatos de futuro. Soñaba con recoger al fin el fruto de muchos años de esfuerzo depositado en los estudios e ir al fin a la universidad, pero desde aquel 4 de enero de 2011 sólo pudo comunicarse una vez con su familia de acogida española, tiempo suficiente para denunciar que la secuestró su padre y que la llevaba a la fuerza a los territorios liberados, así como para suplicar que la ayudasen sin parar hasta que recuperase su libertad. Desde entonces, Koria está desaparecida. Son ya cinco años de silencio y de angustiosa incertidumbre.

He paseado por las calles de San Miguel de Salinas, donde ella vivía, y encontré a cada paso una fotografía de Koria. La gente la recuerda siempre sonriente, dispuesta, afable y solidaria. Todos conocen allí la causa saharaui, por ella, a través de ella. En Nochevieja, su familia española y sus amigos volvían a tomar las uvas dos veces, una con la hora peninsular y, después, otra con la insular, igual que hacía Koria para recordar a su pueblo así cada Fin de Año, compartiendo los buenos deseos con la hora de los campamentos. No puedo más que sentir empatía cuando pienso en José Vicente Mañogil y Bienvenida Campillo, unos padres de acogida que sólo persiguen que ella sea libre para decidir su futuro… Y David, ese hermano de su misma edad, que creció durante más de 10 años junto a Koria, que daba patadas en las puertas de la casa familiar buscándola sin éxito y que, desde entonces, no encuentra calma a su desazón de verse impotente regresando de los campamentos sin ella, ni halla respuestas al silencio, ni explicaciones de por qué se la arrebataron a la fuerza sin mediar palabra. Para ellos, para su prima Ana, la que ejercía de hermana mayor de los dos, y para el resto de la familia, que jamás volvieron a escuchar su voz ni a saber de ella. ¿Acaso es justo? ¿Cómo puedo yo reconstruir ese castillo de arena desde el que exigía la libertad de un pueblo que es el mismo que le da la espalda a sus compatriotas discriminadas, violentadas y obligadas a una vida que ellas no deciden por sí mismas, aun siendo mayores de edad? ¿Cómo puedo yo creer en la bondad de un Gobierno que reclama al mundo el respeto a los Derechos Humanos de su pueblo, pero no predica con el ejemplo al no ejercer siquiera su propia responsabilidad con los derechos fundamentales de Koria y de todas las demás retenidas ilegalmente en los campamentos?

Es imposible creer que, en cinco años, el Gobierno saharaui no haya podido obtener información sobre su paradero y su estado de salud, porque querer es poder.

¡Libertad para Koria!

© Elisa Pavón

 

enero 4, 2016 at 5:07 am Deja un comentario

LA AUTENTICIDAD DE SENTIRSE HUMANO

received_10204220271466571

Hay veces que un solo gesto puede hacernos cambiar la perspectiva. Quizá una pregunta, una anécdota recordada o, simplemente, una mirada basta para que caigamos de pronto en una dimensión de la que apenas somos conscientes… Nuestro propio interior. Ay, Dios, cuánto almacenamos sin procesar, como si ahí dentro guardado estuviéramos de algún modo protegidos con corazas que creamos para que las cosas no duelan. Y lo que digo, que hay instantes que, sin saber cómo ni por qué, te lanzan directo al fondo de ti mismo y te encuentras sin querer descubriendo qué te duele y cuánto. Eso me pasó hace unos días y aún trato de recordar qué salió de dentro de mí, qué fue lo que verbalicé en aquella charla en la que sé que me destripé siendo yo misma, ante la atenta mirada de los alumnos del Instituto de Educación Secundaria «Los Alcores», en San Miguel de Salinas (Alicante).

El equipo docente había organizado la mañana en grupos, porque sus edades obligan a variar la intensidad y la profundidad de los contenidos al hablar de un tema tan complejo como es el triángulo Muro-Minas-Víctimas en el Sahara Occidental. Tres charlas con grupos de unos 200 alumnos cada una, en una sala presidida por la exposición «Escucha el silencio», de mi compañero Joaquín Tornero. Siempre con la mente puesta en que es un instituto poco habitual, donde se siente y se palpa una mezcla extraña entre convicción y decepción, porque hace 5 años recibieron una carga de profundidad que dañó su línea de flotación. Les falta desde entonces una alumna muy querida, la misma que les introdujo en la problemática de su pueblo, la que les enseñó que la solidaridad no es caridad y que de la formación surge la única posibilidad de solución. Koria Badbad Hafed, estudiante saharaui de 2º de Bachillerato, que un día no regresó de los campamentos y dejó un vacío inexplicable que, al mismo tiempo, ponía en cuestión muchas de las premisas que durante años los alumnos de este instituto defendieron junto a ella en favor de los Derechos del pueblo saharaui.

received_10204220258266241

12399885_10205316104814010_2089642307_o

Fue en la primera de las tres charlas -ésta con los grupos de los cursos de 1º y 2º de la ESO y los de Formación Profesional-, en la que los alumnos marcaron el ritmo, expresando sus preguntas mientras les iba contando. Impactados, cómo no, al conocer la existencia del Muro Marroquí en el Sahara Occidental, la problemática de las minas y otros restos explosivos de guerra dispersos por el territorio, así como al ver que las víctimas no son fotografías de distintas situaciones de sufrimiento, sino que son personas, con nombres y apellidos, con vidas rotas, sueños truncados y un saco de buenas intenciones, que se plasman en su participación en el proyecto «Dales Voz a Las Víctimas» para contribuir con su ejemplo a la sensibilización sobre el riesgo, los peligros y las consecuencias de estas armas prohibidas. Aprendieron un poco más sobre el Sahara, sus costumbres, situaciones y la interacción con esta realidad que amenaza permanentemente sus vidas. Es fascinante ver cómo las mentes de jóvenes de entre 11 y 13 años profundizan en detalles que solemos pasar por alto y escuchar cómo sus preguntas se dirigían directas a la búsqueda de soluciones, no tanto al detalle del problema, que les resultaba obvio a la vista de las imágenes que tenían rodeándoles. Quisieron saber cómo se ponen y cómo se quitan las minas, quién se encarga o quién debe responsabilizarse de cuidar, atender y ofrecer oportunidades de inserción socio-laboral a las víctimas y a sus familias… Dimensionaron entonces de otra manera la violencia que envuelve a diario sus vidas, los juegos de matar y sumar puntos, sin referencia alguna a lo que la muerte implica. «Queremos ayudar, colaborar, que sientan que les hemos conocido, expresarles de algún modo que no están solos y que contribuiremos a la lucha por la erradicación de las minas». Esa fue su conclusión y yo, qué puedo decir, me quedé muda y agradecida.

Ya estaba el segundo grupo allí, 3º y 4º de la ESO. Rompieron en aplausos al terminar de ver el vídeo de introducción a la charla, que les deja imágenes que permanecen en el subconsciente y a las que se vuelve siempre cuando hablamos de ellas. Me escuchaban en silencio absoluto, con miradas que, no sé cómo, me hicieron cambiar la perspectiva. Fue ahí cuando me olvidé de dónde estaba, cuando alguna fuerza que desconozco me hizo abrir compartimentos que tenía cerrados a cal y canto sin saberlo. Fue todo en uno. Les hablaba de cuánto confío en la juventud unida, sin nacionalidades ni colores políticos, sólo en su capacidad de innovación y de adaptación a los tiempos, con ese espíritu inquieto, curioso, valiente y hasta arrogante que imprime a cualquier acción vitalidad y cierta insensatez, necesaria también para abordar intentos nuevos y adentrarse en terrenos poco o nada explorados. Y me desarmé, porque me cayó encima la realidad de lo que me duele confesar que tengo sentimientos, que soy humana, y que todo lo vivido con las víctimas, en esas largas conversaciones en las que logramos establecer un vínculo de confianza y empatía difícil de explicar, me lo había tragado hacia adentro y permití sólo que saliera su realidad sin analizar cómo me afecta ni cuánto.

29

En ese momento, sin darme cuenta, me estaba reconociendo a mí misma cómo traté de levantar corazas inservibles que impidieran que abordara esta temática, que es parte de mi trabajo, desde una perspectiva personal. Pero lo cierto es que es ahí dentro donde almaceno la humanidad de toda esta cuestión, donde guardaba los cimientos que permiten construir una realidad desde la perspectiva más compleja, la vida humana, esa misma que las minas destruyen no sólo amputando extremidades o matando, sino hiriendo en lo profundo del orgullo y de la dignidad de las víctimas, que no pueden impedir esa sensación que nace de la mezcla de infinidad de sentimientos que conforman un laberinto que ni ellos mismos saben explicar, arrastrando secuelas psicológicas que nadie tiene en cuenta. Nunca me senté conmigo misma a analizar cómo procesa mi mente todo ese dolor que me transmitieron, ni la fuerza y el coraje con que son capaces de enfrentar su nueva condición de víctima, con las mil y una dificultades que conlleva. Nunca te pregunté a ti, compa, ahora que soy capaz de ver cuánto cambiaron y evolucionaron también tus fotos, al retratar la esencia de cada uno de nuestros protagonistas desde esa complicidad que permite que sean tan auténticos.

Tampoco nunca te dije que me siento profundamente orgullosa de que juntos hayamos sido capaces de pelear contra cuantos no entienden que esto es humanidad, no política. Que hayamos logrado que esos alumnos llorasen escuchando que la crueldad no está sólo en una explosión, sino en la indiferencia, en el olvido, en la falta de manos sinceras que tiren de ellos hacia el exterior y en la dificultad de solución. Que no estamos tan solos, que están ellos y ellas, compa, que son nuestro motor y nuestra gasolina, junto con cuantos nos ayudan a su manera en nuestro recorrido. ¡Qué habría sido de nosotros sin Javi, Sagrario, Serly, Jaime, Yslem, Hugo, Chino, Bachir, Ahmed, Cris, Hamadi, Mohammad, Rosario, Olivia, Gabi, entre otros. ¡Qué habría sido de nosotros sin Chejmami, sin Muna, sin Daha, sin tantos…! Cómo te explico lo que sentí cuando uno de los alumnos mayores me dio las gracias y te mandó un abrazo de los de verdad, diciendo que nosotros habíamos conseguido que ellos no vieran una vez más meras imágenes de sufrimiento, sino que fueran capaces de adentrarse en la mirada de víctimas reconocibles, protagonistas no anónimos que transmiten soledad, dolor, coraje y determinación, con una vida por delante y unos sueños por cumplir, y que les dan ganas de abordar iniciativas que permitan una colaboración estable y permanente… ¿Cómo te puedo explicar todo eso?

received_10204220266466446

Me sorprendí diciéndoles que ellos son el futuro, que tienen en sus manos la posibilidad de hacer de este mundo algo mejor, humano al fin si acaso ellos son capaces de recuperar los valores y la esencia que nos hace ser quienes somos. Por primera vez, compa, sentí que les transmití lo que siempre quisimos, lo que vivimos con el alma desnuda ante las víctimas, con ese nudo en la garganta y la piel de gallina, conteniendo lágrimas y aprendiendo a creer en un destino que siempre abre opciones para ser mejores. De estos alumnos de Secundaria y Bachillerato que compartieron conmigo la mañana, los mismos que destinaron una silla para Koria en primera fila y que son de distintas nacionalidades e ideologías, aprendí que la constancia, la sinceridad, la humildad y la tolerancia son virtudes necesarias para ser auténticos y nosotros, compa, a pesar de todos los pesares, lo somos. Te eché de menos, pero estabas, como nuestros protagonistas, a quienes damos voz de verdad y por quienes tenemos una razón de ser, que contribuya, de algún modo, a terminar con esta lacra de minas que ponen en peligro tantas vidas. Gracias a todos los que, al escucharnos, hacen posible que sensibilizar sobre todo este drama tenga sentido.

© Elisa Pavón

Fotografías © Joaquin Tornero / DVALV

 

diciembre 22, 2015 at 3:05 am Deja un comentario

CARTA A KORIA EN EL 5º ANIVERSARIO DE SU DESAPARICIÓN

Han pasado 5 años desde aquel viaje a los campamentos de Tinduf, justo el tiempo que nos pidió el Ministro saharaui Mohamed Moulud para que se pudiera resolver  la situación.

Por eso, hoy queremos lanzar un mensaje de esperanza a Koria.

“Nosotros, tu familia en España, te seguiremos buscando hasta encontrarte y que seas tú quien nos diga qué quieres hacer en tu vida. Te aseguramos que no vamos a parar hasta que tú y nadie más que tú, puedas decidir sobre tu vida y tu futuro. Y también ten por seguro que lucharemos hasta lograr Verdad, Justicia y Reparación para ti.

No culpabilizamos a tus padres de esta situación, porque sabemos que responden a criterios establecidos por los Dirigentes de tu pueblo, a esas charlas que todos hablan que dan a las madres saharauis, diciéndoles lo malas que os volvéis en España. Desde luego, con esas informaciones es lógico que las madres tengan miedo. Yo  también lo tendría. Sus argumentos no tienen más fundamento que prejuicios creados y alimentados en rumores malintencionados y falsos. Hay saharauis que hablan sin saber de ti, ni la vida que llevabas en España, sencillamente porque les pagan para hacer ese trabajo, al igual que hay personas del mal llamado “movimiento solidario”, que se aprovechan de ti y de otras muchas jóvenes como tú, Koria, que estáis retenidas en contra de vuestra voluntad por vuestras familias y sin protección ni apoyo de vuestro Gobierno.

Me siento decepcionada por la actitud de los representantes de tu pueblo y especialmente de las mujeres saharauis que están viviendo en España, a costa de difundir un mensaje de defensa de los Derechos Humanos de las mujeres,  contra la violencia machista y un largo catálogo de argumentos que venden mucho en Occidente, para ser recompensadas por los diferentes Gobiernos de otros países y por el movimiento solidario, que creen unas  palabras que nada tienen que ver con la realidad de los Campamentos de refugiados saharauis.

Koria, si tú vieras lo que dicen aquí y lo que hacen ahí, tú misma dirías que estas mujeres están engañando al mundo entero. Te recuerdo todavía defendiendo a Aminetu Haidar, en su huelga de hambre en Canarias o participando en grupos de debate en defensa de los Derechos Humanos violados a tu pueblo. Estoy segura de que, si vieras lo que han opinado sobre ti, sin conocerte y sin saber tu vida en España, te quedarías muy sorprendida y, muy probablemente, te indignarías. Igualmente supongo que estarás  decepcionada con la actitud de tu familia, ya que tú esperabas poder explicarles todo y que  comprendieran los motivos por los que no habías podido viajar antes, que no tenían nada que ver con nosotros y tú querías que lo supieran por ti también. Supongo que lo habrás dicho, que habrás intentado que razonen en base a tus explicaciones, pero no te creerán, porque ya se encargaron de meter en sus mentes ideas contrarias a todo cuanto tú puedas decirles.

Ahora el daño ya está hecho. Te han robado 5 preciosos años de tu vida, porque hoy podíamos estar hablando de que ya estarías acabando tus estudios universitarios y que ya podrías cumplir tus proyectos  de ayudar a tu familia y a tu pueblo.

Koria, a pesar de haberte aislado y no dejarte comunicarte con nosotros, ni con nadie, no te puedes imaginar la gente que te conoce. Tu nombre suena en todas partes del mundo y seguirá sonando hasta que se depuren responsabilidades y tu familia conozca la verdad.

Esperamos y deseamos que te encuentres bien y que hayas podido superar el daño que te han causado. Seguiremos luchando para que tú y nadie más que tú decidas sobre tu vida. Corren muchos comentarios sobre tu desaparición, porque nadie te ve ni sabe de ti, incluso dicen que has enfermado mucho o que has muerto. Desgraciadamente a día de hoy no puedo desmentir ninguno de los comentarios, porque  ya son cinco años sin noticias sobre ti. Espero que esto se aclare de una vez y tanto tú como nosotros, podamos vivir tranquilos dejando todo esto en un pasado resuelto.

Cuánto nos gustaría saber algo de ti a todos los que te hemos considerado parte integrante de nuestra familia, sin olvidar nunca la tuya saharaui, como a todas las personas que esperan tú regreso y que al día de hoy nadie te ha olvidado. Es nuestro único deseo, que puedas decidir por ti misma. En el Instituto siguen guardándote tu silla, para que puedas acabar tus estudios; tus médicos siguen esperándote y el pueblo que te vio crecer nos pregunta cada día si sabemos algo nuevo.  

12399885_10205316104814010_2089642307_o

 

Han pasado 5 duros años para ti y para nosotros, pero estamos seguros todos que alguien pagará por todo esto y que tú podrás hacer la vida que desees.

Desde aquí quiero compartir contigo un grito a la esperanza de que todavía sigas viva, que lo mantenemos firme los tres en casa, esperando que muy pronto podamos saber de ti y que tengas, al fin, la oportunidad de ser tú misma quien decida libremente el futuro que quieres. No me quedan mucho más que decirte, sólo que lucharemos como tú te mereces y como tu hubieses luchado por nosotros si algo nos hubiera pasado. Todavía nos queda la esperanza de que tú hayas sido capaz de adaptarte y superar ese golpe tan dramático para ti, que supone arrancarte los sentimientos de un día para otro, sobre todas las personas que querías en tu vida.

Seguiremos luchando por tu libertad y tus derechos hasta que tú puedas decidir libremente. Recuerda aquella estrella que seguirá iluminando tu camino y que brillará más que el resto, en ella estamos todas las personas que te queremos y que perseguimos un futuro para ti, decidido por ti libremente y por nadie más.

Un besazo y hasta pronto.

Bienve, tu mama de España.

 

diciembre 20, 2015 at 2:49 am Deja un comentario

Entradas antiguas


Calendario

febrero 2016
M T W T F S S
« Jan    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29  

contador de visitas

  • 2,028,138 visitas

Entradas recientes

VISITA MI WEB

MI FACEBOOK

Categorías

Archivos


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 58 seguidores