MÚSICA

febrero 2, 2015 at 12:53 pm Deja un comentario

VELAS DE ESPERANZA

img-20160622-wa0016

Hace 12 años, el día que mi hijo cumplía 6, se nos alborotó la vida y su fiesta no podía celebrarse. Le recuerdo como si lo viera… Yo estaba embarazada de casi 7 meses y le encontré tumbado boca abajo en el suelo de nuestra diminuta cocina, solo, cubriéndose con sus manitas la cara y quitándose las lágrimas para poder mirarme. Me agaché y él se abalanzó sobre mí para abrazarme y preguntarme por qué nadie podía ir a su fiesta, que si eso significaba que nadie le quería… Hasta aquel día, siempre pensé que el cumpleaños de los hijos era más ilusión para nosotros, los padres, que quisiéramos darles la Luna para demostrarles que son lo más grande que tenemos, un de nosotros, el milagro de la vida que a veces nos la da y, a veces, nos la quita. Pero aquella tarde, descubrí que un niño lo ve de otro modo, es su día, ese en que es capaz de medir cuán importante es en la vida de otras personas que le quieren y que, una vez al año, se lo demuestran de un modo muy especial, haciéndole protagonista y volcando en él los mejores deseos en su caminar. Entendí entonces que las velas de cumpleaños para un niño son un refuerzo de cariño, un estímulo para continuar creciendo y todo un arsenal de autoestima y confianza tan necesaria como vital.

Ahora, cuando su próximo cumpleaños será el de su mayoría de edad, convertido ya en un hombre que me saca la cabeza y me llena el alma de orgullo, me pregunto si le dije suficientes veces cuánto le quiero, si alguna vez sintió que por él daría mi vida sin pensarlo y que, sin él, mi existencia no tendría mayor sentido… Tampoco sin mi hija, que la miro y le ruego a la vida más tiempo, que pasa deprisa y en un suspiro, creció, como hemos crecido todos cumpliendo año tras año objetivos, celebrando onomásticas y repartiendo y recibiendo más en ese día siempre especial. Es por eso que hoy me dio por pensar cuántas cosas hacemos mal sin saberlo, sin pretenderlo…

Es día 23 de junio y Maloma cumple 23 años. Hace unos días, Hurria cumplió 21, el 27 de abril Darya los 27 y el 15 de ese mismo mes, Koria los 23. Todas ellas crecieron en España celebrando cumpleaños rodeadas de familiares y amigos, soplando velas y recibiendo regalos y parabienes. Fiestas de cumpleaños para niños y niñas saharauis, a las que yo misma he asistido organizadas por la asociación y que, incluso, celebré con Fatimetu un 28 de agosto en Madrid. Ahora, ni Maloma ni ninguna puede celebrarlo y no sólo porque están privadas de libertad, sino porque en los campamentos de refugiados saharauis los cumpleaños no se festejan, porque en el Islam no se celebra el aniversario del nacimiento. Es una más de tantas diferencias culturales que hay entre nosotros. Sin querer, por no saber, esas mujeres crecieron desde niñas implicadas en una sociedad en la que detalles como éste nos pasan desapercibidos, porque es algo absolutamente normal, y ahora, cuando llega su día especial estando allí retenidas contra su voluntad, echan la vista atrás y es imposible no recordar tantos años acumulando momentos vividos y compartidos…

Luchamos a brazo partido por su libertad y porque Maloma y todas las mujeres saharauis retenidas contra su voluntad en los campamentos de Tinduf recuperen sus derechos, para que puedan elegir libremente el camino por donde quieren que discurran sus vidas. Hoy mi mente se va a la silla de la cocina donde se sienta Mari Carmen cada día en su desesperación. La miro desde lejos como cuando la tengo frente a mí y sus ojos me sumergen en su profunda tristeza, en un dolor interno difícilmente entendible. Maloma, su hija adoptiva, una niña que se hizo mujer a su lado, cumplirá los años sola, muy lejos de donde quiere estar, con el corazón dividido y su destino impuesto en manos de un hermano convertido en su dueño y señor por un derecho derivado de convicciones que violan sus Derechos Humanos y sus libertades. Mirando a Mari Carmen, se me van borrando uno a uno todos los pensamientos que quizá pudieran consolarla en alguna medida, porque sé que sólo un abrazo de Maloma le devolvería el latido del motor parado de su corazón, que ya no siente más que impotencia.

La miro, pero no me arrastra. Al contrario, enciende la mecha que prende las ganas de no sucumbir en esta lucha, porque pienso en Maloma, que es la que peor está y quien merece todo nuestro esfuerzo, toda nuestra fuerza y el mayor de nuestros empeños para conseguir su libertad, a pesar de la intransigencia de su familia biológica y de su tribu, de la negación de la evidencia por parte del Gobierno saharaui y de las mentiras que vierten los interesados en ocultar una realidad que existe y que amparan la retención de mujeres contra su voluntad en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf.

Para Maloma, los días pasan muy lentos. Uno, dos, tres… Una cuenta que alcanza los ciento noventa y dos días. Seis meses y 11 días desde que fue secuestrada. Una eternidad. Hoy que es día 23 y que cumple los 23, no podremos impedir que se sienta como se sintió aquél día mi hijo, ni que el desierto se le haga infinito, ni que les crea cuando le dicen que nos cansamos y la olvidamos, ni que su mente la remonte con añoranza a otros tiempos, pero sí podemos elevar la voz por ella, que el silencio impuesto por respeto a una negociación en curso no nos impida seguir defendiendo sus derechos y abogar por su inmediata liberación y repatriación a España.

Hoy tampoco estás sola, Maloma. No estés triste, quizá no haya velas de cumpleaños, pero sí de esperanza, porque tú volverás, ojalá.

@ Elisa Pavón

https://elisapavon.wordpress.com/2016/06/22/velas-de-esperanza/

 

junio 23, 2016 at 1:45 am Deja un comentario

CUANDO LOS DD.HH. SON «CULTURA Y TRADICIÓN» — Elisa Pavón

Está claro que el camino es hacer la vista gorda o quedas defenestrado. Lo mismo da que Darya grite a pleno pulmón que quiere regresar a Tenerife para retomar las riendas de su vida como mejor le parezca o que Maloma siga en los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia), también retenida contra su voluntad […]

a través de CUANDO LOS DD.HH. SON «CULTURA Y TRADICIÓN» — Elisa Pavón

junio 23, 2016 at 1:35 am Deja un comentario

LA AMISTAD CUANDO FALLA…

13322051_10153664340090959_2595379752556434134_n

La amistad, a veces uno cree en la amistad verdadera y con el tiempo te das cuenta que las personas no te quieren tal y como eres, te exigen pensar de otra forma, te culpan de todo lo que no haces como a ellos les gustaría, incluso que no has utilizado la palabra adecuada. La vida me ha golpeado muy fuerte, tan fuerte que soy ya incapaz de callarme nada. Todas y todos los que me conocéis de tiempo, os acordareis de mi paciencia, incluso de mi falta de participación en reuniones o debates, siempre me costó hablar. Quienes habéis vivido esa etapa  mía, sé que os he sorprendido en muchas ocasiones, incluso a veces nos hemos reído, recordando aquellos momentos.

Me he entregado a fondo en todos lo aspecto de mi vida, he luchado por todo lo que he creído justo,y me he encontrado muchos obstáculos a lo largo del camino, en mi trayectoria he conocido personas ejemplares, personas que me quieren de verdad y haga lo que haga siempre están a mi lado.

He dedicado mi vida desde los 15 años a luchar por un mundo mejor, porque creo que otro mundo es posible, estoy contenta de las miles de cosas que he colaborado y se han conseguido hacer por el bien de los demás. Pero llega un momento, que te das cuenta que la gente te quiere cuando vas pisando a su lado y en la misma dirección, pero resulta que yo como decía Jeannette en una de sus canciones “Yo soy rebelde porque el mundo me ha hecho así”. Y esa persona callada y cediendo siempre ante las adversidades para que no hubiesen discusiones, que me he caracterizado por mi buen humor y por saber poner paz en las discusiones, y me han tenido que pisar mucho para que yo saltara. Hoy no sé si para bien o para mal, soy todo lo contrario, cuando alguien intenta imponerme algunas cosas me rebelo como las serpientes.

He tenido la oportunidad, de encontrar muchas personas a lo largo de mi camino, algunas sin conocerme, me han puesto su hombro y me han ayudado a caminar, y  cuando quizás estas en el  hondo del pozo, cuando a veces no encuentras caminos para seguir en todas la luchas que uno inicia, aparecen  personas que surge de la nada, en tu vida y te unes a ella como lo más hermoso que has podido encontrar. Y al mismo tiempo sientes una rabia, dolor inmenso por aquellas personas que te abandonaron.

Miras hacia atrás y ves un largo camino recorrido y también ves muchas personas que han ido quedándose  en la orilla de ese camino, pues a veces los caminos tienen espinas y hay quien quiere seguir a tu lado, aun encontrado espinas que puedan ser heridos  o quizás prefieren abandonarte y dejarte a tu suerte en medio de la nada. Esas amistades son las que duelen y las que a veces te hacen sentirte vacía, y te sorprende que en ese vacío siempre surja alguien que te de la mano y te ayude a caminar.

Por suerte, he encontrado siempre personas que han dado todo a cambio de nada y me han tendido esa mano, para sacarme del abismo en el que muchas veces me he encontrado en mi vida. Hoy miro hacia atrás y veo la admiración que muchas personas me tienen, también veo aquellas que dejaron crecer la yerba en el camino y ya no encontraron mis huellas para seguir a mi lado.

Hay personas muy especiales en mi vida, que me han marcado para bueno y otras que por desgracia nuestros caminos son diferentes y aun creyendo que compartimos un mismo objetivo, te das cuenta que no, que o eres esa persona sumisa, sin carácter y aceptas todo sin responder o encuentras muchas personas que a lo largo del camino nos encontramos en direcciones diferentes.

LA AMISTAD,  para mí, la escribo en mayúscula porque es un de los mejores tesoros que nos han regalado  y tiene un sentido muy importante. Cuando me ataca una persona que no le tengo afecto discuto lo que tenga que discutir y no me afecta, pero cuando son personas que yo considero mis amig@s eso me duele mucho y nunca lo entiendo.

He tenido a lo largo de mi vida muchas personas que me han  fallado y otras que sin pensarlo las he encontrado, mantengo amigas y amigos desde la niñez y juventud, otras personas han ido surgiendo a lo largo de mi trayectoria. Hoy es un día especial para mí y su vez triste, porque son muchas las cosas que se juntan y los recuerdos que vienen a mi mente. En este mes perdí a mi madre y mi suegra y en el mismo año que también perdí unos meses más tarde a mi hija Koria, pero sabéis que lucho contra corriente, hasta llegar al final del camino, nada ni nadie me impedirá llegar hasta el final del camino, por muchas montañas que tenga que subir y bajar, y por mucho equilibrios que la vida me haga hacer.

Sabéis todas las personas que me conocéis, que me ha caracterizado por mi paciencia y mis actitudes de intentar siempre unir y consensuar. Pero con el paso del tiempo la vida golpea cada vez más fuerte y aunque estoy en un momento importante de mi vida, y dando pasos en la realización de mi persona, a nivel profesional, político y personal,  y haciendo cosas que tiene sentido para mí y mi familia y el pueblo en general. No por ello voy a dejar de confesaros, que vuestro apoyo, el de todas las personas que a lo largo de mi vida, han formado parte de ella de una forma u otra. Os debo lo que soy y sabéis sacarme esa sonrisa, aunque por dentro este rota.

La amistad verdadera nunca se rompe, aunque pases tiempo sin verte, sin hablar, esos sentimientos siempre están ahí y sabes que cuando necesites a esas personas llamadas amigo@s los vas a encontrar. Hay veces que tienes amistades que son igual o más que tu propia familia y de esas amistades son las verdaderas, las que nunca te dejaran y pensaran en ti en todo momento.

Hoy hablé con una amiga saharaui y con mi otra hija saharaui que mantengo muy buena relación desde el día que llegó a mi casa. Ella sabe que su mama de España, como ella me llama nunca le falla. Es una pena que su madre muriera tan joven, pues es cierto el refrán de que las personas buenas son las primeras en morirse. Esa familia fue siempre un encanto y lo más bonito nunca me pidió nada. Ahora me pide medicamentos y ropa usada. No quiere que me gaste dinero y siempre preocupados por nosotros, cuando hay alguien de mi familia en el hospital me llaman para saber cómo estamos. Ojalá algún día pueda decidir dónde quiere ir a vivir también, en estos momentos tiene que hacerse cargo de sus hermanos que quedaron sin madre.

Gracias a todos y todas y en el camino sigo encontrando amistades verdaderas. Algunas personas de otros pueblos a lo largo y ancho del planeta os debo una visita, o vosotros a mí. El verano pasado tuve la oportunidad de encontrarme con algunas personas y durante el resto del año también, espero y deseo seguir encontrando personas que  me acompañen en mi trayecto de la vida. Nunca sabemos en qué momento el tren  de la vida dejará de subir o bajar personas o se parará para siempre.

Espero seguir contando con todas y todos vosotras y vosotros en este viaje de mi vida. Y los que van quedándose en el camino, les deseo lo mejor, aunque nuestros caminos ya no nos lleven al mismo lugar.

Os quiero amigas y amigos.

Bienvenida Campillo

13339715_10153666059480959_3525908768152822860_n

 

junio 9, 2016 at 2:29 am Deja un comentario

BRÚJULAS DEL SUR — Elisa Pavón

Están en el desierto sin querer estar, con el corazón doblado por la mitad y la mente debatiéndose entre «lo que deben ser y hacer» por imposición y lo que quieren ser por sí mismas. Una dicotomía interna que, a veces, las traiciona y las lleva a claudicar, pero que también las hace revolverse contra […]

a través de BRÚJULAS DEL SUR — Elisa Pavón

junio 5, 2016 at 2:34 am Deja un comentario

KORIA POR TERCERA VEZ EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS

AÑO-2016 COMISIÓN DE PETICONES DEL CONGRESO DIPUTADOS

junio 5, 2016 at 2:31 am Deja un comentario

CAÍDA DEL CIELO — Elisa Pavón

Cuando secuestraron a Maloma, la prensa española repetía que era una mujer de origen saharaui nacionalizada española, de 22 años, casada con un español y que vivía Mairena de Aljarafe, Sevilla, desde que cumplió los 12 y concluyó su periodo de «Vacaciones en Paz». Pensé entonces que el caso tendría rápida solución y que no […]

a través de CAÍDA DEL CIELO — Elisa Pavón

junio 5, 2016 at 2:04 am Deja un comentario

¿QUIÉN OLVIDÓ SUS ORÍGENES? — Elisa Pavón

Maloma Morales de Matos, de 22 años, sigue retenida en contra de su voluntad en los campamentos. Sí, fue secuestrada por su hermano Mohamed Lamine y dos primos, el 12 de diciembre de 2015, unas horas antes de emprender el viaje de retorno a Mairena de Aljarafe (Sevilla). Nada hacía presagiar este terrible final de […]

a través de ¿QUIÉN OLVIDÓ SUS ORÍGENES? — Elisa Pavón

mayo 16, 2016 at 2:24 am 1 comentario

Entradas antiguas


Calendario

julio 2016
L M X J V S D
« Jun    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

contador de visitas

  • 2,072,969 visitas

Entradas recientes

VISITA MI WEB

Categorías

Archivos


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 60 seguidores