GOTA A GOTA

octubre 25, 2013 at 1:14 pm Deja un comentario

1376984_650120545028021_1200096019_n

Un viaje difícil este último, con demasiadas decepciones. Me quedo loca pensando las cosas que pasan y con una extraña sensación agridulce, porque cuando se hace cierta la frase de que un tonto jode un pueblo, desespero. Vaya si es cierto. La gran corrupción no está en las altas esferas, aunque allí exista y sea tan cierta como poco demostrable. Lo malo es aquella que gestionan y de la que se benefician los mandos intermedios, esos que se ponen a ratos la gorra de jefe y se creen con poder de aplastar con inusitada firmeza y cierta contundencia, aunque sin poder de facto. Destrozan ilusiones y lo peor, se convierten en artífices de ahondar en el pozo sin fondo de sufrimiento en el que sucumbe lentamente el pueblo saharaui.

Sangro rabia al ser objeto de su insaciable ansia de poder y de riqueza. Mastico mi desazón y trago palabras que se atropellan en mi cabeza, mientras aprieto impotente los puños ante una evidencia que ya algunos ni esconden ni disimulan. Pienso para mis adentros que alguna solución habrá, que esto no es más que un mal sueño disfrazado de pesadilla ingrata, pero es que la luz del sol me recuerda que no es así, que es de día y que todo esto realmente está ocurriendo. O lo tomas o lo dejas. O te pliegas a las exigencias, o te vas. Dime, esto… ¿Cómo se come? Sé que pretenden lograr lo que creo, pero no quiero verlo. Me aferro aquí sentada a mis pensamientos positivos, queriendo creer que la impunidad no puede servirles de paraguas para semejante atropello. Vil chantaje, sublime farsa que me embiste. Y es que la cuestión va mucho más allá, porque yo me enredé en esta causa por el pueblo saharaui no sólo por solidaridad, sino por convicción. Me impliqué hasta la médula con un pueblo que sufre injustamente y quise luchar junto a ellos por un objetivo que persigue la independencia del Sáhara Occidental.

Ya sabes cómo pienso. Personalmente, defiendo con absoluta vehemencia que en este conflicto hay un responsable que vive de espaldas a lo que en su día originó, hace 38 años, con una pésima decisión que, en aquél momento, era absolutamente evitable. Responsabilizo a España, desde el primero al último gobierno de la Democracia, este régimen ficticio y taciturno que algunos creen aún real. También culpo a un solo agente, al gobierno de Marruecos, por mantener casi cuatro décadas una ocupación ilegal que somete a una brutal opresión a un pueblo, el saharaui, que lucha con la bandera de la resistencia pacífica por su libertad. Y en este pack de responsabilidades y culpabilidades incluyo los pactos reales…

Por supuesto que en todo este entramado político hay otras muchas partes implicadas en el reparto poco equitativo de un pastel recubierto de recursos naturales, al que nadie está dispuesto a renunciar. Tantos son que nombrarlos sería realmente arriesgado, por cuanto me cuesta más pensar en quién no se está llevando tajada aquí, de una u otra manera. Y como digo, lucho a su lado. Sé que cada uno lucha como puede, como sabe o como alcanza a hacerlo, pero a este lado siempre nos une una misma premisa: que no gane más la injusticia. Por eso, duelen más esas palabras repetidas bajo el interés auspiciado por la avaricia de poder, que son sal para mis heridas. Sabes bien que no soy precisamente pelotay que me cuesta ser social y políticamente correcta. Pienso como pienso y lo vuelco en mis escritos como sale, con mayor o menor razón, pero entiende que es mi más sincera forma de expresión y, sin lugar a dudas, el único momento en que desnudo mis ideas y pensamientos sin pararme en barras. Es por eso que no me sé callar esto, aunque no puedo negarte que sé que probablemente, lo correcto sería hacerlo. Pero es que ahora creo que llegó el momento de no callar. Sé que a algunos no les gustará, cuento con ello, pero es que este vaso ya se rebosó de recibir gota a gota las premisas de un chantaje que mina mi buena voluntad y mis ánimos de continuar luchando. No es el camino correcto y callarlo, sería peor.

Y es que deberías saber que hay un Movimiento de Liberación Nacional que gobierna al pueblo saharaui desde 1973, al abrigo de ser la voz del pueblo. El Frente Polisario. Su defensa de los principios de la causa saharaui en la línea de mantener por encima de todo la cautela, las formas y la diplomacia, sin violencia y sin, digamos, sacar los pies del tiesto, está bien, pero no ha funcionado. Los resultados obtenidos en 40 años se circunscriben a batallas ganadas que amplían las esperanzas de victoria. Encomiable resistencia esta que lucha a brazo partido contra las voces que reclaman ahora más acción, mayor contundencia. Lo veo con los ojos de quien mira desde fuera y desde dentro.

Desde fuera, como española de a pie que no cree que su país vaya a mojarse más allá de la insistente repetición de la manida frase de que Argelia y Marruecos deben encontrar a su conflicto bilateral una solución pacífica, justa y duradera, como si con España no fuera la cosa… Poco puede hacer una sociedad civil a la que se le oculta información, a la que se le manipula constantemente la realidad, desvirtuando el foco del dolor, el del pueblo saharaui. En esta línea, te digo que no nos queda más que insistir, continuar difundiendo realidades y haciendo causa, aunque te reconozco que me cansa ver, de nuevo gota a gota, cómo muchos de los propios saharauis de la diáspora se concentran en sí mismos y no en el trabajo conjunto por su pueblo. Me  irrita ver cómo se dilapidan recursos manteniendo tantos delegados saharauis en España, que, salvo honrosas excepciones, están de convidados de piedra, porque los resultados de su trabajo y objetivo de hacer visible la situación del Sáhara Occidental y del pueblo saharaui ante la sociedad y el Gobierno de España, brillan por su ausencia.

1375225_222513344584345_465190429_n

Y desde dentro… Desde esta posición absurda de querer ayudar, de querer hacer y no poder porque no me dejan, me encuentro de bruces con la realidad. La subsistencia tampoco puede ser excusa para generar corrupción, pero lo es. Se puede resistir en el desierto como refugiado en el exilio, también en zona ocupada bajo la represión, en ambos casos con menor o mayor grado de sufrimiento, pero hay situaciones anacrónicas. Nunca antes de llegar a los campamentos de refugiados saharauis en Tindouf, en Argelia, vi la pobreza con antena parabólica y aire acondicionado. Nunca antes vi la desigualdad tan manifiesta en tan pocos kilómetros cuadrados. Soy de las que entiende, qué tonta, que si no hay, no hay para nadie, y que si lo hay, lo hay para todos por igual. Comparto la premisa de hacer un reparto equitativo de la ayuda humanitaria, aunque sólo sea para que se vea que a todos llegan los mismos kilos de arroz, pasta o latas de atún. Pero… esto que veo no me cuadra. He estado en una jaima de familia pobre. Sus hijos no tienen padres de acogida en España y no reciben sus prebendas. No tienen luz, ni agua, sólo unas pocas mantas que nos ceden sin dudar. Hay arroz con pollo para cenar y para comer al día siguiente, aunque en esta ocasión disculpan la falta de pedazos del ave. Y te dan su pan y gastan de donde no hay para brindarnos agua mineral y Coca-Cola, que parece que no sabemos vivir sin ella.

Pero también he estado en otras jaimas donde si hace calor, se prende el aire acondicionado, donde la luz se deja encendida porque no cuesta y donde las noticias de la RASD TV se siguen en directo por televisiones a color último modelo. Lo de siempre… Estas últimas pertenecen a aquellos afortunados que tienen un cargo o un padre de acogida más insensato que generoso. Veo abusos que no me entran en la cabeza y que no me basta con que justifiquen diciendo que son sacrificios que se hacen por la causa… ¿De veras? ¿Jóvenes anclados a un futuro incierto, que trabajan horas y horas en responsabilidades que les van grandes, sin que se les remuneren ni los gastos mínimos? ¿Por la causa o porque así se reparte menos? Por la Patria se trabaja y también se cobra…

Esta y otras muchas cosas contribuyen a agrandar el socavón de la confianza perdida. Y estamos en la era de los que yo llamo jefecillos de poca monta, esos que cumplen con su trabajo a duras penas, porque invierten su tiempo en hacer un inventado papel de alto cargo poderoso y digno de respeto. Esos pelados de pacotilla que se permiten el lujo de aconsejarte lo que debes hacer “si quieres seguir trabajando en el Sáhara Occidental”. Vamos a ver… ¿Pero tan difícil es entender que no pretendo trabajar “en” el Sáhara, sino “por” el pueblo saharaui? Creo sinceramente que sí debe ser difícil de entender… o quizá es que yo no me explico bien. Nadie merece allí lidiar contra estos jefecillos. Tantos años de resistencia pacífica, de frustraciones y de creencia ciega en el fin último de la causa, no merecen perder su norte en la enrevesada tela de araña tejida de intereses, avaricia y soberbia de unos pocos, alimentada a base del pretendido escaño de poder y a costa del sufrimiento de un pueblo entregado y confiado, que ya comienza a dar muestras de sus sospechas… Una población que empieza a atreverse a decir y comentar verdades entre bambalinas. Es que es de dominio público que la corrupción anidó en algunas fuentes de poder. Ahora, poco a poco, quizá pasará a ser el secreto a voces que aliente en ansia de reclamar el cambio, ese que catapulte las esperanzas a la victoria.

Quiero vivirlo, quiero verlo. Por eso, ni me pliego, ni me rindo, ni me callo.

Autora.Elisa Pavón 

Este es su enlace de su blog.

http://elisapavon.wordpress.com/2013/10/25/gota-a-gota/

1390556_222513397917673_1588174379_n

Entry filed under: SAHARA. Tags: , , .

15 AÑOS DE PRISIÓN POR DEFENDER EL PLANETA EN NAVIDAD REGALA SOLIDARIDAD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

octubre 2013
L M X J V S D
« Jul   Nov »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

contador de visitas

  • 2,116,302 visitas

Entradas recientes

VISITA MI WEB

Categorías

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: