TRES AÑOS SIN NOTICIAS DE KORIA POR SALEK MOHAMED

marzo 6, 2014 at 1:54 am 6 comentarios

KoriaLa indiferencia de los responsables saharauis del programa “Vacaciones en Paz”, sumado a la insistencia injustificada de unos padres que no permiten a su hija regresar a España con la familia de acogida con la que permaneció más de 10 años por motivos médicos, han puesto en grave riesgo la salud de la joven Koria, de quien no se sabe nada desde hace más de 3 años. Los padres de acogida, los españoles Bienvenida Campillo y José Vicente Mañogil, viven con la incertidumbre de no saber cómo se encuentra Koria, desde que la separaron por la fuerza de su lado, durante una visita a la familia en los campamentos de refugiados de Tindouf (Argelia). Koria quedo allí atrapada en el calvario del desierto, bajo el asedio físico y psicológico al que está siendo sometida por una sociedad machista in extremis, así como por el abandono manifiesto por parte de las autoridades del Frente Polisario, que se han desentendido de su caso.

Por ello, nos preguntamos: ¿Acaso creen que Koria no tiene derecho a la vida? ¿Que no tiene derecho a decidir su propio futuro? Ella tiene derecho a construir su vida personal y profesional lejos de presiones y exigencias externas, con plenas garantías médico-sanitarias… ¿O acaso no lo piensan así? ¿No le importa al Frente Polisario, responsable de velar por las vidas de todos los saharauis, que la vida de la joven Koria que pueda estar agonizando?

«Ayúdame a salir de aqui, no sé cuanto tiempo voy a durar». Estas fueron las últimas y desgarradoras palabras que la joven saharaui Elkouria Badbad Hafed, Koria, le dijo a su madre de acogida hace ya 3 años y 2 meses. Desde el 4 de enero de 2011, nunca más han vuelto a hablar. Koria nació en abril de 1993 en los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf, en el seno de una familia de beduinos nómadas que vive en la zona liberada del Sáhara Occidental -bajo control del Frente Polisario-, en un lugar de la III Región Militar llamado Mijek, donde no hay personas en 8 km alrededor. La joven, que padece graves problemas de salud, permanece retenida por su familia sin revisiones médicas, sin tomar su medicación y sin dieta alimenticia específica alguna, cuestiones que resultan altamente peligrosas en su delicado estado de salud.

Como miles de niños saharauis, tuvo la oportunidad de viajar a España en el marco del Programa Vacaciones en Paz, acogida en San Miguel de Salinas (Alicante) por Bienvenida Campillo y José Vicente Mañogil, que no eran novatos en esta experiencia que tan solo dura dos meses en verano y que ayuda a los pequeños saharauis a eludir los 50ºC de calor estival en el desierto. Koria tenía 7 años cuando llegó a España. Sus padres, Badbad Hafed y Tfarrah Bulahi, desde un principio comunicaron que su hija padecía enfermedades derivadas de su falta de defensas y que era preciso que pasara regularmente a exhaustivas revisiones por su delicada salud. Las vacaciones comenzaron a tornarse un suplicio interminable de pruebas diagnósticas, que cada vez revelaban un peor estado de salud de la pequeña, especialmente por la detección de una grave dolencia cardíaca -miocardiopatía no compactada con afectación del ventrículo derecho y taquicardias-.

 Imagen059

Koria promovía en España la causa de su pueblo

A petición de la Asociación de Amistad con el Pueblo Saharaui de Alicante y de la Delegación del Frente Polisario en la Comunidad Valenciana, la familia prolongó la acogida de Koria durante 10 años y medio, por razones médicas. Se integró, estudió hasta mitad de 2º de Bachillerato y compaginaba su vida con las revisiones, intervenciones quirúrgicas y demás ingresos hospitalarios derivados de sus enfermedades, manteniendo en todo momento su identidad saharaui, su cultura y su causa. «Estaba preparando un viaje de estudios a los campamentos de refugiados saharauis, así que organizaba todo tipo de actos en favor del Sáhara Occidental», comenta Bienvenida Campillo. «En casa siempre respetamos sus creencias, su tradición y su cultura. Por eso, cuando ella quería hacer cosas que veía en su entorno como normales, hablábamos detenidamente con ella para que entendiera situaciones que los niños no suelen comprender».

Los padres biológicos de Koria durante todo ese tiempo no quisieron facilitar las firmas para autorizar la tramitación de los documentos de su hija, para que pudiera visitar a la familia saharaui, ni tampoco los permisos para realizar intervenciones quirúrgicas y otras actuaciones que requieren de la conformidad paterna. Diez años y medio sin ver a sus padres porque ellos no lo permitieron. Aquella tajante e inamovible decisión, unida a la urgencia de que Koria fuera sometida a una operación cardíaca de suma importancia, requirió de la intervención de los Servicios Sociales alicantinos, que, a través de un Procedimiento Desamparo Familiar de urgencia otorgaron la acogida provisional formal a la familia española.

 DSC01445

Siempre mantuvo su tradición y cultura saharaui

En diciembre de 2010 Koria y su familia de acogida viajaron a los campamentos de visita. Fue un viaje de ida sin retorno. Por una razón aún desconocida para Bienvenida y José Vicente, los padres biológicos de Koria decidieron que la joven -entonces ya a punto de cumplir los 18 años- no regresaría más a España, pero no dieron tiempo a una despedida. «Desapareció, se la llevaron apartándola de nosotros a escondidas justo el mismo día en que viajábamos a España, tras 20 días de visita sin el menor atisbo de que fuera a haber un cambio de postura por parte de los padres», asegura Bienvenida. «Al día siguiente me llamó su hermana para comentarme que Koria había sufrido una pérdida de conocimiento y que la habían llevado al hospital. Me pasó con ella y Koria me pidió que, por favor, la sacara de allí, que prolongara su visado… Me suplicó que la sacara de allí». Fue la última vez que hablaron. Han pasado 38 meses y de Koria sólo saben que vive con su familia en Mijek, aislada, sin que se permita contacto alguno con cualquiera que se acerque que no sea conocido. No tiene su historial médico, ni el tratamiento farmacológico que requiere, ni se ha presentado a las Comisiones Médicas de control a las que fue citada, ni siquiera las condiciones del desierto permiten que su dieta se aproxime a las necesidades específicas que sus enfermedades le exigen para salvaguardar un equilibrio mínimo de sus niveles glóbulos rojos en la sangre. «Hemos querido varias veces hacerle entrega de medicamentos y comida rica en hierro, pero la familia nunca lo ha permitido. De hecho -comenta con desesperación su madre de acogida- echaron a un amigo nuestro saharaui que se desplazó hasta allí expresamente para este fin».

 moloud

Ministro saharaui de la Juventud, Mohamed Moulud

El matrimonio español regresó en marzo de 2011 a los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf con intención de hablar con los padres de Koria. «No conseguimos que nos ayudaran a organizar un viaje a los territorios liberados, donde es necesario llegar con miembros de la guardia del Frente Polisario, que conocen el terreno». Hablaron con responsables de la wilaya de Auserd y con varios representantes gubernamentales para pedir su apoyo para interceder ante la familia. «Fuimos a ver al Ministro de Juventud, Mohamed Moulud, con una carta personal de una observadora de la ONU dirigida al Presidente Abdelaziz. Moulud se comprometió a instar a la familia de Koria para que en ese verano se trasladas al norte de Argelia o a Mauritania, huyendo del sofocante calor, extremadamente peligroso para ella». Intentos en vano, uno tras otro. El Ministro comunicó en un correo electrónico a Bienvenida Campillo, en febrero de 2012, que «ha pasado tiempo suficiente como para que la familia adopte ya un cambio de actitud. Escríbeme en la tercera semana de marzo, esto es un asunto que tengo pendiente de resolver». Así lo hizo, pero después de dos años no ha obtenido respuesta a ese e-mail ni a los siguientes. Al final, los responsables del Frente Polisario dan la misma respuesta siempre: «Si la familia se niega, no se puede hacer nada», mientras permanecen indiferentes e impasibles ante la situación trágica de Koria.

 doble

Únicas fotos de Koria en su cautiverio

También fue aquella la última vez que viajaron a los campamentos de refugiados. Bienvenida no ha vuelto a conseguir que le den un visado. Ella ya no cree que haya mediación oficial alguna, ni intentonas por parte de las familias materna y paterna. «Mi única opción es continuar con la acción de difusión, para ver si los padres de Koria se dan cuenta de que la vida de su hija corre peligro, que se encuentra en permanente riesgo por no seguir con el tratamiento y la dieta. Tiene una dolencia gravísima y si llegara a quedar embarazada, el riesgo de que pierda la vida es demasiado alto», asegura Bienvenida Campillo.

Es consciente de que la situación de los refugiados en los campamentos es muy vulnerable y sabe que los enfermos tampoco tienen medicamentos ni alimentos adecuados, porque el mundo prolonga la irracional situación de un pueblo que sufre desde hace 38 años la desidia y el olvido internacional, ante un conflicto político no solucionado. Pero en el caso de su hija de acogida, Bienvenida defiende la urgencia de una evacuación a España a tenor del grave riesgo para la salud de la joven. «Hay que evacuarla, puede morir. Está retenida sin su consentimiento. Koria tiene que poder decidir por sí misma con quién y dónde quiere estar. Tiene derecho a vivir».

¡¡Solidaricémonos para salvar la vida de Koria!!

Salek Mohamed

Anuncios

Entry filed under: KORIA.

8 DE MARZO DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER ARTÍCULO SOBRE KORIA EN LA REVISTA LA PITERA

6 comentarios Add your own

  • 1. Salek Mohamed  |  marzo 9, 2014 en 2:21 pm

    Bienvenida, Deja de ser la tonta útil.

  • 2. Salek Mohamed  |  marzo 10, 2014 en 2:53 am

    Salek Mohamed… Curiosamente tengo el mismo nombre que tú. Me gustaría saber si quieres algo, yo soy el autor de este artículo. Dime..

  • 3. jose dario sanchez conde  |  marzo 28, 2014 en 10:32 pm

    Conchale, como podemos ayudar mas a esta causa, acabamos de hacer esta semana un programa de radio sobre la tragedia sahauri y ahor esto, esa niña y todos los seres humanos de verdad merecen una oportunidad.

  • 4. bienvepaz  |  marzo 28, 2014 en 11:57 pm

    Hola José,la forma de ayudarle es difundiendo la situación y que de una vez por todas ella pueda hablar y decidir su futuro, para acabar sus estudios y pasar sus revisiones médicas.

  • 5. j. Lacosta  |  abril 13, 2014 en 8:34 am

    ¡¡ que triste !! Cuanto tormento creado por los hombres de mala fe.
    Tienen toda mi simpatía este matrimonio, que mirando de hacer el bien, ni imaginaron toda la angustia que esto suponía.

  • 6. bienvepaz  |  abril 13, 2014 en 12:35 pm

    Gracias J.Lacosta, si efectivamente nunca pensamos que la gente podía ser tan mala, y me refiero en concreto a los responsables del Polisario, que se encargaban de esto,porque ellos sabían muy bien que si pasaba años sin ir no la dejarían volver.Eso añadido a la falta de cultura de sus padres, hace una bomba explosiva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

marzo 2014
L M X J V S D
« Feb   Abr »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  

contador de visitas

  • 2,188,647 visitas

Entradas recientes

VISITA MI WEB

Categorías

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: