VÍCTIMAS DE LA TRADICIÓN, DETALLES DEL CASO KORIA

noviembre 25, 2015 at 11:50 pm Deja un comentario

untf_orangesplotch-es

Se celebra hoy el Día Internacional sobre la Violencia Contra la Mujer y la ONU aborda la campaña  «16 días de activismo» para sensibilizar sobre la necesidad de erradicar todas las prácticas discriminatorias contra las mujeres y las niñas que centran la lucha por la igualdad de género en el mundo. Un ejemplo bastante desconocido de discriminación por razón de sexo es la retención contra su voluntad de mujeres mayores de edad en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia), aunque la sociedad y el Gobierno saharaui lo nieguen con rotundidad.

Con cierta sorpresa, no puedo negarlo, leo cómo la Unión Nacional de Mujeres Saharauis (UNMS) al fin reconoce que se deben abordar estrategias para «dar respuesta a la discriminación que sufren las mujeres saharauis», en un trabajo conjunto con otras que «también son presas de la exclusión del modelo androcéntrico imperante» en la sociedad saharaui, en la que los hombres tienen preeminencia sobre las mujeres. Por eso, que enfoquen la reflexión sobre las metas a alcanzar asumiendo como punto de partida la realidad actual de la mujer saharaui es un punto a favor de la UNMS y el principio necesario que marca la línea a seguir para que no quede ni rastro de las prácticas discriminatorias a las que la mujer saharaui está sometida, aunque hasta ahora no lo reconocieran.

Existen numerosos casos de mujeres saharauis retenidas contra su voluntad por sus propios padres, lo cual permite establecer un «patrón de víctima de una situación de vulnerabilidad». Todas tienen en común que, siendo niñas, viajaron a España en el marco del programa «Vacaciones en Paz» y que precisaron quedarse en nuestro país por razones médicas. Tras años de residencia integradas en familias de acogida españolas y una vez convertidas en mujeres hechas y derechas, regresan a los campamentos de refugiados saharauis, habitualmente por emergencias familiares. Es entonces cuando les quitan su documentación y son secuestradas por sus propios padres, al amparo de una creencia social discriminatoria con las mujeres, muy arraigada en la sociedad saharaui.

Un viaje éste que obliga a las chicas a enfrentar individualmente los temores derivados de una realidad que conocen perfectamente, pero que desean creer que «a ellas nunca les pasará». Saben que son potencial objetivo de una «tradición» basada en la combinación de cultura, idiosincrasia y religión, que justifica las retenciones forzadas con el argumento de que están desarraigadas de sus tradiciones e idioma, así como expuestas a los riesgos de una sociedad occidental cuyos valores y formas de vida están muy alejados de los que son idóneos para una mujer musulmana. Quedan así  atrapadas por una costumbre que las convierte en víctimas de una sociedad machista y matriarcal, en la que, por ser mujer, al llegar a los 18 años deben casarse para mantener la población. Son los padres quienes deciden unilateralmente el destino de sus hijas, con el beneplácito del resto de la familia, la sociedad y las autoridades, que aceptan la situación porque son «los únicos que tienen todo el derecho sobre ella», aunque esta decisión -como en el caso de Koria Badbad Hafed- ponga en riesgo la vida de su propia hija y suponga el abandono del tratamiento médico y los estudios.

El Gobierno saharaui, ejercido por el Frente Polisario, no protege, ni respeta, ni garantiza en modo alguno los derechos y libertades fundamentales de las mujeres saharauis secuestradas y argumenta que «son familias tradicionales» para no intervenir, aunque esta pasividad gubernamental vulnere su compromiso constitucional de salvaguardar de los Derechos Humanos del pueblo saharaui. Por ello, la mayoría de los casos no se denuncian ni se resuelven favorablemente hacia la víctima, aunque sí se conocen.

Van a cumplirse 5 años desde que Koria Badbad Hafed fue secuestrada por su padre el mismo día en que iba a regresar a España, tras una visita de 20 días a los campamentos en compañía de su familia de acogida. Trasladada contra su voluntad a los territorios liberados, aislada e incomunicada, la obligaron a someterse a la decisión unilateral de sus padres, pese a que sufre una grave enfermedad cardíaca y padece una anemia severa que requiere tratamiento farmacológico, dieta específica y revisiones médicas periódicas, indispensables para su supervivencia. Desde aquel 4 de enero de 2011, sólo una vez pudo contactar con sus padres de acogida españoles. «Nos hizo una petición de auxilio y nos dijo “mis padres me han secuestrado”. Le prometimos hacer todo lo que estuviera a nuestro alcance para que ella tuviera derecho a decidir libremente su futuro», asegura Bienvenida Campillo.

El suyo no es un caso aislado, hay muchos más, pero sí es el único conocido en el que los padres no han permitido contacto alguno con la familia de acogida española, con quienes Koria vivió más de 10 años en la localidad alicantina de San Miguel de Salinas. Surgen muchos por qué en esta situación, que cortó por lo sano los lazos de una relación que comenzó en el año 2000, cuando participó en el programa «Vacaciones en Paz».

received_10204114139533339

Bienvenida Campillo con Nebuja, hermana de Koria en los Campamentos, año 2005

Hay una madeja de intereses creados alrededor de estas situaciones tan lamentables, que empiezan desde que son niñas, cuando viajan a España con identidades cambiadas y sin que sus padres sepan con quién estarán sus hijas.«En el caso de Koria, por ejemplo, -asegura Bienvenida Campillo- el nombre y la fecha de nacimiento eran distintos a los que su madre puso en la carta que la niña trajo para la familia. Llegó en pésimas condiciones de salud y, terminado el verano, la asociación de Amigos del Pueblo Saharaui en Alicante nos informó que debía quedarse por motivos médicos, aunque la Delegación saharaui no nos entregó la documentación pertinente para legalizar la nueva situación de Koria». Tras 9 años de reiteradas peticiones, la cuestión se vuelve contra la delegada saharaui, Fatma Sidi, cuando los médicos determinaron que Koria iba a precisar tratamiento médico y farmacológico de por vida y que debía ser operada del corazón con carácter urgente.

«Era imprescindible disponer de esa autorización -declara Bienvenida Campillo-y la pedí a la Delegación, pero Fatma Sidi reconoció que los padres nunca firmaron un permiso para que la niña se quedase en España. Fui a los campamentos en dos ocasiones a pedirles su autorización para la operación y para legalizar la situación de Koria, de modo que pudiera obtener documentos para viajar a visitarlos. Incluso les llevé un Acta Notarial como garante -por el que nos comprometíamos expresamente a no emprender ningún tipo de acción legal dirigida a la adopción de su hija-». En la casa familiar sólo halló a la madre, ya que su marido estaba en los territorios liberados, donde viven habitualmente. Campillo asegura que «ella me dijo que me firmaría la autorización si el acta notarial “era buena para ellos”, pero quiso consultarlo con las autoridades. Cuando regresó me reconoció que, aunque sí era buena, no podía firmar, porque así se lo había dicho el Polisario».

Al no haber consentimiento de los padres y corriendo peligro la vida de Koria, la Delegación Saharaui de Alicante alcanzó un acuerdo con la Consellería de Bienestar Social para que la familia española iniciara un procedimiento de Desamparo de la menor. Una vez ratificado, la Consellería asumió legalmente la tutela de Koria y otorgó a Bienvenida y José Vicente la custodia en régimen de acogida permanente.

Esto permitió, al fin, legalizar la situación de Koria en España, hacerle documentación española sujeta a residencia temporal y obtener el título de viaje para que pudiera visitar a su familia, ya que en esos 10 años largos no había podido volver a los campamentos. Tampoco regresó de aquel viaje y hasta ahora, casi cinco años después, la familia de acogida sigue sin noticias sobre ella. Bienvenida Campillo y José Vicente Mañogil han intentado todo en un camino repleto de obstáculos, en el que se pone de manifiesto no sólo que el Gobierno saharaui se pliega ante esa tradición discriminatoria que otorga máximo poder a un padre (por encima de los derechos de su hija mayor de edad), sino que, además, elude su responsabilidad gubernamental de defender los Derechos Humanos de las ciudadanas que son víctimas de esta práctica violenta e ilegal.

«El Delegado saharaui en España, Bucharaya Beyun, que su hija tiene la misma enfermedad, nos dijo que en esas condiciones la “niña” no podría sobrevivir y menos aún en el desierto donde está», comenta Bienvenida Campillo. «A los tres meses del secuestro, fuimos a los campamentos a llevar una carta al Presidente Abdelaziz y nos recibió en su nombre Mohamed Mouloud (Ministro de Juventud), que nos dijo que iba a hablar con los padres para ver si aceptaban nuestra petición de organizar un encuentro para ver a Koria, entregarle los medicamentos y explicarles la enfermedad que tiene, que pensamos que no la habían entendido». Días después, cuenta la madre de acogida que el Ministro Mouloud -que hacía las veces de «Representante Personal del Presidente»- les informó de que «la postura oficial es que no os podemos ayudar en nada. La familia insiste en que es su hija y no queremos entrar en una discusión con ellos, aunque no creo que el tema esté cerrado. Necesita unos cinco años para resolverse, para que la familia tenga tiempo de cambiar de postura».

La respuesta de la familia de acogida no se hizo esperar: «¡En cinco años Koria está más que enterrada!, ¿es que no lo entiende, señor Ministro? ¿Quién va a entender que un Gobierno democrático haya permitido que una persona muera así?». Bienvenida Campillo grabó esas conversaciones con el Ministro Mouloud, al amparo de su derecho como parte integrante de ellas. «Todo lo que digo puedo demostrarlo -afirma-. Nos dijo Mouloud que cuando las niñas saharauis que están en España se aproximan a cumplir los 18 años, sus padres tienen que decidir “si sacrificarse o capturar a su hija en el Sahara y meterla en otro mundo”, que “culturalmente es así”, pero sólo con las niñas. Él conocía más casos y me habló de uno de Asturias, otro de Castilla-Leon… ¡Es que son muchas! Como Nahjiba Mohamed Belkacem, Darya Embarek Selma, entre otras. Y les da igual que tengan que abandonar sus estudios o sus tratamientos médicos. Nada importa, sólo la decisión de los padres que priva de libertad y de derechos a las jóvenes secuestradas», manifiesta Campillo.

Pedía entonces el Ministro 5 años de margen. Ya han pasado. Cinco años en los que esta familia -como las demás que han sacado a la luz pública otros casos- ha sido criminalizada con una campaña de desprestigio basada en acusaciones infundadas -por las que denunció y ganó un juicio por calumnias e injurias-, de las que fue partícipe, entre otros, el Delegado Saharaui en España. Bienvenida Campillo asegura que «me escribió desvinculando al Frente Polisario de toda responsabilidad en la protección, defensa y salvaguarda de los DD.HH. de Koria, así como me acusaba de querer recuperar a “la niña” para llevármela a España y de desarrollar prácticas poco decorosas para “liar” y presionar al Frente Polisario».

Tfarrah, madre de Koria, con Bienvenida Campillo en los campamentos (2008)

Tfarrah, madre de Koria, con Bienvenida Campillo en los campamentos (2008)

«Para nosotros es incomprensible esta reacción –lamenta Campillo-, porque Koria estaba aquí como si fuera una hija nuestra más. Costeamos íntegramente todos sus gastos  e, incluso, mandábamos dinero a sus padres para ayudarles… En nuestra casa han estado sus primos y su hermano, a ella la hemos llevado a visitar a otros familiares que residen en otras provincias españolas y llamaba semanalmente a sus padres por teléfono. Hasta cuando estuvimos esos 20 días con ellos hablábamos de lo que quería estudiar, ya que terminaba 2º de Bachillerato… Por eso, que los padres se la llevaran así y no hayan permitido contacto alguno en 5 años es el colmo del desagradecimiento y una falta de todo con respecto a su hija», afirma.  Además, en este caso -como en otros- también hay otras importantes cantidades de dinero que las familias acogedoras abonan a mediadores que proponen realizar gestiones con el apoyo de las autoridades, con nombres y apellidos. «Nosotros, por ejemplo, hemos pagado 3 veces el pasaporte argelino -denuncia Bienvenida Campillo- y conocemos casos de familias a las que esos mediadores les garantizaban que las chicas regresarían con el respaldo de las autoridades saharauis. Quedarse con las chicas es otra fuente de ingresos para el Frente Polisario y se han resuelto casos cuando a ellos les ha parecido conveniente o cuando les han forzado desde el exterior».

La creación de esta situación de vulnerabilidad. en la que cada año van conociéndose más casos de víctimas, es una práctica discriminatoria que viola los Derechos Fundamentales de niñas y jóvenes con el consentimiento expreso del Gobierno saharaui. Como el movimiento se demuestra andando, inmersos desde hoy en la campaña «16 días de activismo» y con la celebración del XIV Congreso del Frente Polisario en breve, es el momento para que la Unión Nacional de Mujeres Saharauis exija a su Gobierno que cumpla con su compromiso de proteger, defender y salvaguardar los Derechos Humanos de las mujeres en los campamentos de refugiados, así como lidere la inexcusable modificación de la legislación saharaui para erradicar actitudes o tradiciones que generan situaciones de vulnerabilidad para mujeres y niñas saharauis.

Escrito por Elisa Pavón.

Enlace original: https://elisapavon.wordpress.com/2015/11/25/victimas-de-la-tradicion/

Entry filed under: CHICAS SAHARAUIS RETENIDAS, DERECHOS HUMANOS, KORIA, MUJER, SAHARA. Tags: .

VÍCTIMAS DE LA TRADICIÓN CARTA A KORIA EN EL 5º ANIVERSARIO DE SU DESAPARICIÓN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

noviembre 2015
L M X J V S D
« Oct   Dic »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

contador de visitas

  • 2,116,302 visitas

Entradas recientes

VISITA MI WEB

Categorías

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: