CASTILLOS DE ARENA EN EL SAHARA

enero 4, 2016 at 5:07 am Deja un comentario

Origen: CASTILLOS DE ARENA EN EL SAHARA

castillo-de-arenaCuando uno construye en la playa un castillo de arena con ilusión, confianza y convicción, lo va levantando firme, con detalles y adornos que lo hacen cada vez más impresionante y, por supuesto, convincente. De pronto, llega una ola y lo arrasa, se lo lleva sin más. Es entonces cuando se siente una impotencia inmensa, porque, en un momento, la certeza de los principios se vuelve inseguridad y duda. Esto me ocurre a mí con la situación de las mujeres saharauis secuestradas y retenidas ilegalmente en el Sahara Occidental por sus familias. Llevo años ya haciendo preguntas sobre cómo es posible que este tipo de cosas ocurran en los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia), esos mismos donde, a priori, todo parece ser una balsa de aceite, en la que los saharauis esperan pacientemente la celebración de un referéndum que les devuelva su tierra y su libertad, viviendo dependientes de la ayuda humanitaria y lanzando al mundo una imagen de pueblo pacífico, digno, democrático e igualitario en derechos pocas veces visto en una sociedad árabe y musulmana. Pasa el tiempo y mis preguntas ya tienen respuestas.

He creído y defendido la causa saharaui, pero se me cayó de un soplo todo ese castillo de arena al adentrarme en realidades que se ocultan premeditadamente bajo rituales disciplinarios impuestos por convicciones muy mal entendidas. Me preguntaba un amigo saharaui el otro día que «por qué acuso al Frente Polisario de tener responsabilidad en esas situaciones de “las niñas” que sólo corresponden a decisiones familiares». Pues porque es el Gobierno de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y, por lo tanto, le corresponde íntegramente la responsabilidad de cumplir con su compromiso de respetar, proteger, defender y salvaguardar los Derechos Humanos de todos y cada uno de los ciudadanos de su pueblo, sin excepción. Si por defender los derechos individuales de las mujeres retenidas contra su voluntad en los campamentos uno se convierte en enemigo de la causa, es que aún hay mucho más que ocultar detrás de esta situación, que es una flagrante violación de los Derechos Humanos de mujeres mayores de edad, privadas de su libertad y obligadas a aceptar un destino impuesto por sus padres, al amparo de una situación de vulnerabilidad que nadie enfrenta pero todos aceptan.

Tanto la sociedad saharaui como el movimiento solidario se posicionan junto a las familias biológicas, eximiendo de responsabilidad al Gobierno saharaui y atacando con crudeza a las de acogida con mensajes manipulados para desacreditarlas, como, por ejemplo, que «las “niñas” están desarraigadas, porque las familias de acogida no han entendido el Programa Vacaciones en Paz y las han educado con principios occidentales contrarios a la religión musulmana»; que «los padres saharauis son los únicos que tienen derecho sobre sus hijas» o que «el Frente Polisario es sólo un Movimiento de Liberación Nacional y no tiene nada que ver con esto»… Como diría mi hija, mentira y gorda. Los padres de acogida han asumido -por voluntad propia y con la mejor intención- el cuidado y la educación de unas niñas saharauis a las que, en su día, incorporaron en su familia como uno más, plenamente conscientes de que firmaron el compromiso de no emprender procedimientos de adopción. La mayoría de esas menores, se quedan en España para someterse a tratamientos médicos o por petición expresa de los padres saharauis, en un intento de ofrecer a sus hijas oportunidades que, de otro modo, en los campamentos no tendrían. Familias españolas que han pasado junto a estas niñas su «primera vez» en muchas cosas, sus enfermedades, sus descubrimientos, sus anhelos e ilusiones, así como también han superado las dificultades de adaptación y han compartido con ellas largas horas de hospitales, estudios, penas y desengaños, sus lágrimas por estar lejos del Sahara y, cómo no, por la añoranza de sus familias y seres queridos… Años en los que el sacrificio de estas familias es equiparable al de la saharaui, que asume separarse de sus hijas por el bien de la causa saharaui y en favor del bienestar futuro del conjunto de la sociedad refugiada.

Muchas son ya las familias españolas que han estado o están actualmente inmersas en esta situación, en la que sus hijas de acogida han sido secuestradas y son sometidas a «lo que hay que hacer» sin poder elegir por sí mismas su propio futuro. Cada caso individualmente es un mundo, pero hoy me nace tender mi mano a la familia de Koria Badbad Hafed. El próximo día 4 de enero se cumplirá 5 años desde que fuera secuestrada en los albores de una visita familiar a los campamentos. Tenía entonces 20 años -según comunicaron los padres saharauis-, una enfermedad grave con tratamiento prescrito de por vida y unos planes inmediatos de futuro. Soñaba con recoger al fin el fruto de muchos años de esfuerzo depositado en los estudios e ir al fin a la universidad, pero desde aquel 4 de enero de 2011 sólo pudo comunicarse una vez con su familia de acogida española, tiempo suficiente para denunciar que la secuestró su padre y que la llevaba a la fuerza a los territorios liberados, así como para suplicar que la ayudasen sin parar hasta que recuperase su libertad. Desde entonces, Koria está desaparecida. Son ya cinco años de silencio y de angustiosa incertidumbre.

He paseado por las calles de San Miguel de Salinas, donde ella vivía, y encontré a cada paso una fotografía de Koria. La gente la recuerda siempre sonriente, dispuesta, afable y solidaria. Todos conocen allí la causa saharaui, por ella, a través de ella. En Nochevieja, su familia española y sus amigos volvían a tomar las uvas dos veces, una con la hora peninsular y, después, otra con la insular, igual que hacía Koria para recordar a su pueblo así cada Fin de Año, compartiendo los buenos deseos con la hora de los campamentos. No puedo más que sentir empatía cuando pienso en José Vicente Mañogil y Bienvenida Campillo, unos padres de acogida que sólo persiguen que ella sea libre para decidir su futuro… Y David, ese hermano de su misma edad, que creció durante más de 10 años junto a Koria, que daba patadas en las puertas de la casa familiar buscándola sin éxito y que, desde entonces, no encuentra calma a su desazón de verse impotente regresando de los campamentos sin ella, ni halla respuestas al silencio, ni explicaciones de por qué se la arrebataron a la fuerza sin mediar palabra. Para ellos, para su prima Ana, la que ejercía de hermana mayor de los dos, y para el resto de la familia, que jamás volvieron a escuchar su voz ni a saber de ella. ¿Acaso es justo? ¿Cómo puedo yo reconstruir ese castillo de arena desde el que exigía la libertad de un pueblo que es el mismo que le da la espalda a sus compatriotas discriminadas, violentadas y obligadas a una vida que ellas no deciden por sí mismas, aun siendo mayores de edad? ¿Cómo puedo yo creer en la bondad de un Gobierno que reclama al mundo el respeto a los Derechos Humanos de su pueblo, pero no predica con el ejemplo al no ejercer siquiera su propia responsabilidad con los derechos fundamentales de Koria y de todas las demás retenidas ilegalmente en los campamentos?

Es imposible creer que, en cinco años, el Gobierno saharaui no haya podido obtener información sobre su paradero y su estado de salud, porque querer es poder.

¡Libertad para Koria!

© Elisa Pavón

 

Entry filed under: CHICAS SAHARAUIS RETENIDAS, DERECHOS HUMANOS, KORIA, MUJER, SAHARA. Tags: .

LA AUTENTICIDAD DE SENTIRSE HUMANO 5 AÑOS DE LA DESAPARICIÓN DE KORIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

enero 2016
L M X J V S D
« Dic   Feb »
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

contador de visitas

  • 2,116,302 visitas

Entradas recientes

VISITA MI WEB

Categorías

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: