LA PUERTA HACIA LA LIBERTAD…

julio 22, 2018 at 1:47 pm 6 comentarios

 

ABRAZO retocadoHan sido muchos días de nerviosismo y pensamientos encontrados por el caso de Ljadra. Otra vez me vi viviendo el calvario que supone que te quiten la libertad y el derecho a decidir dónde, cómo y con quién quieres vivir. Esto es algo que vivo cada día, pero siempre que hay un caso nuevo la tensión aumenta.

Es inevitable cuando eres madre de acogida y has vivido la terrible experiencia de ver a tu hija de acogida perder su libertad. Primero, por sentir un gran dolor por ella, pero después también por las demás mujeres a las que les sucede lo mismo, con una impotencia tremenda de ver cómo las mujeres no importan en esa sociedad.

Estos días para mí han sido muy duros, una experiencia ha sido fuerte, que inevitablemente me ha traído muchos momentos del pasado con Koria y reaviva el dolor, que se incrementa pensando en que otra joven más ha perdido su libertad y cuántas más habrá que no sabemos…

Cuando me enteré de que a Ljadra le habían devuelto su documentación española, no lo dude ni un segundo. Necesitaba estar ahí y verla cruzar esa puerta hacia la libertad y de madrugada me puse en camino hacia Madrid. Y allí estaba yo, en el aeropuerto, junto con la persona que más ha luchado cada día y minuto por la libertad de Ljadra, informando a todos y, sobre todo, ayudándola a no sentirse sola y a que ella misma desde los campamentos luchará por su libertad sin rendirse.

Frente a la puerta 11 de la terminal T4 de Barajas, por donde tenía que salir Ljadra, los pensamientos y sentimientos me golpeaban durante aquella tensa espera. Por una parte, me trasladé a aquel 18 de diciembre de 2010 cuando, en ese mismo aeropuerto, Koria iniciaba, junto a mí y a mi hijo, el camino que le llevaría a perder su libertad. Recordaba su cara feliz y sonriente, la de una joven llena de alegría que viajaba emocionada y con toda la ilusión de ver a su familia biológica, para compartir con ellos unos días y contarles sus planes de vida, su ilusión de terminar Bachillerato e iniciar la universidad, el viaje de fin de curso a los campamentos con los compañeros de clase y muchos más. Lamentablemente no fue así y ella no pudo regresar porque no la dejaron, porque la secuestraron y perdió su libertad, sus derechos y su capacidad de decidir libremente su futuro.

Pues en esa puerta 11 esperaba ansiosa ver salir a Ljadra con Jira Bulahi, la delegada del Frente Polisario en España, que la acompañaba. El tiempo se hacía eterno hasta que, por fin, aquella puerta se abrió y la vi. Una imagen imborrable de una joven llena de entusiasmo que cruzaba feliz esa puerta y dejaba atrás el sufrimiento de 7 duros meses de retención contra su voluntad. Una satisfacción enorme presenciar el encuentro con Elisa Pavón y verlas fundirse en un fuerte, largo y sincero abrazo. Fue la sensación más fuerte, inexplicable con palabras, al comprobar que ese abrazo era la prueba de que cuando se lucha, se puede y, en esta ocasión, se había podido y Ljadra era una mujer realmente libre. También nos abrazamos con una complicidad y empatía desbordada.

No sería sincera si no os dijera que viví ese momento con mucha alegría y, a la vez, con mucha tristeza, porque vi cerrase la puerta y no se abría para que siguieran saliendo todas las demás mujeres que están en esa misma situación de retención ilegal contra su voluntad. Cada gesto de Ljadra, cada comentario suyo, era como estaba viendo a Koria. Además, se lo dije, estás diciendo las mismas palabras que decía Koria y que estoy segura de que, si ella atravesara esa puerta, también diría. Su abrazo y sus palabras diciendo “estoy ejerciendo mi derecho a ser libre y en el lugar que quiero” me llenaron de fuerzas para seguir luchando por Koria y por todas las demás jóvenes que están privadas de ese derecho y de su libertad.

Espero que esa puerta hacia la libertad se siga abriendo y continúe devolviendo la sonrisa a los rostros de Koria y de todas las demás. Estoy segura de que así será y así lo siento, con la ilusión de poder vivir el momento en que esa puerta se abra para Koria, Maloma con su hija, Darya, Nadjiba y tantas otras más… Aunque, sinceramente os digo, espero no tener que verme otra vez en la tesitura de encajar al mismo tiempo la gran decepción de verlas cruzar esa puerta sola, sin que, como ocurrió con Ljadra, quienes las acompañen durante todo el viaje no sean siquiera capaces de dar la cara. Jira Bulahi dejó sola a Ljadra, en un momento de gran nerviosismo para ella, de incertidumbre y de emoción, sólo porque estaba la televisión. No dar la cara es de cobardes y, por eso, la esperé. La vi salir por aquella puerta, cabizbaja, y la saludé directamente. Quería preguntarle por qué Ljadra sí y las demás no. Pero sentí vergüenza ajena al comprobar que no era capaz de responderme ni siquiera al saludo. Inevitablemente tuvo que escuchar lo que no le gustó. ¿Dónde están Koria, Maloma y las demás? Un momento más que desagradable, porque yo iba a saludarla y, desde luego, hablarle con educación y decirle que todas tienen el mismo derecho, pero su bajada de cabeza intentando ignorarme, me hizo decirle lo que quería escuchar y lo que no.

Me salió del alma, pero Jira Bulahi sólo respondía con su mismo discurso de siempre, con el reproche de que “a la causa saharaui le has hecho mucho daño” y “no tengo nada que hablar contigo, que os habéis dejado guiar por las personas equivocadas”. Pero fue ella quien no tuvo la valentía de enfrentarse cruzar la puerta de la libertad con Ljadra, como tampoco hace nada por las demás, excepto obstaculizar. Quizá le dábamos más miedo nosotras que la televisión, porque le decimos verdades como puños a las que ni puede ni sabe responder. Desde luego, debo deciros que su contestación fue desacertada, porque si algo aquel día me produjo una gran satisfacción y el sentimiento de agradecimiento más profundo fue, precisamente, a ver a Elisa abrazada y emocionada a Ljadra, como si de su propia hija se tratara. No tengo palabras para agradecerle todo el trabajo que hace por cada una de las jóvenes privadas de libertad en los campamentos saharauis de Tinduf. Yo especialmente le agradezco por todo lo que hace por Koria como ella no puede ni imaginar.

Compartir con ellas ese momento, el reencuentro con la libertad de una joven que vivió el calvario que está viviendo mi hija de acogida y otras muchas mujeres más, me hace apreciar la dimensión de todo el trabajo que hay detrás para que realmente esa puerta hacia la libertad se abra y lo que supone que se haya abierto de forma efectiva para Ljadra. Ojalá pronto se vuelva abrir para no volver a cerrarse nunca más.

Bienvenida Campillo

Madre de acogida de Koria Badbad Hafed

Entry filed under: CHICAS SAHARAUIS RETENIDAS, DERECHOS HUMANOS, MUJER, SAHARA.

SE VENDE -CASA CUEVA Dos niñas de Aldeas defienden los derechos de los menores sin cuidado parental en la sede de la ONU en Ginebra

6 comentarios Add your own

  • 1. Armando Del Pino  |  julio 23, 2018 en 9:39 pm

    Que hermoso es saber que alguien recupera su libertad, pero al mismo tiempo nos hace reflexionar y recordar, que aun sigue presas en contra de su voluntad muchas jóvenes, como Koria. La libertad es un detector de todo ser humano, yo me sumo a la campaña de libertad para todas as jóvenes retenidas en contra de su voluntad, por el Frente Polisario.

  • 2. bienvepaz  |  julio 24, 2018 en 12:13 am

    Muchas gracias Armando, por tu apoyo y solidaridad en favor de la libertad de las mujeres retenidas. Tu que has convivido con los saharauis, ahora ves que están todos a lo que el Frente Polisario ordene. Seguiremos luchando hasta cambiar esta situación y cada una pueda elegir donde y como quieren hacer sus vidas.

  • 3. Paloma Campillo Ros  |  julio 24, 2018 en 10:00 am

    Acogedoras palabras y hacen que sigas, para lo que te propusiste, desde el día que cruzaste sola, sin ella, rescatarla y no sólo a ella sino también a todas las demás. Soy de pocas palabras, pero me enorgullece tu valentía y tu lucha constante. Besos y abrazos

  • 4. bienvepaz  |  julio 24, 2018 en 11:55 pm

    Muchas gracias Paloma, esta lucha por la libertad de Koria y todas las demás mujeres retenidas o secuestradas en los campamentos saharauis de Tinduf, nunca pararemos hasta que ellas puedan decidir libremente su futuro, cómo y con quién, quieren vivir. Es su vida y lucharemos porque puedan ejercerla libremente. Besos

  • 5. Elina  |  agosto 7, 2018 en 11:37 am

    Gracias por este hermoso mensaje !

  • 6. bienvepaz  |  agosto 10, 2018 en 8:35 pm

    Gracias Elina, es un mensaje lleno de sentimientos y de esperanzas en la libertad de cada una de las mujeres retenidas o secuestradas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Calendario

julio 2018
L M X J V S D
« Jun   Oct »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

contador de visitas

  • 2.242.386 visitas

Entradas recientes

VISITA MI WEB

Categorías

Archivos


A %d blogueros les gusta esto: